Internas en la CGT en la previa de la marcha del 7 de marzo

Pablo Moyano puso en duda su futuro dentro de la central obrera y cuestionó con dureza a Juan Carlos Schmid



El sindicato de Camioneros amenazó hoy con irse de la CGT luego del 7 de marzo a raíz del "malestar" que produjo una decisión administrativa interna de la central obrera, y apuntó por el hecho a uno de los tres jefes del triunvirato Juan Carlos Schmid.

En un comunicado del sindicato, Moyano -que ocupa la titularidad de la secretaría gremial de la CGT- apuntó también contra el exintendente de Quilmes y actual secretario del Interior de la CGT, Francisco "Barba" Gutiérrez, a quien responsabiliza junto a Schmid de manejar discrecionalmente las normalizaciones de distintas regionales.

"El sindicato de camioneros a través del compañero Pablo Moyano manifiesta su malestar y deja en duda su futuro en la CGT para después del 7 de marzo", comienza el escrito.

"Esto se debe a que el dirigente se siente defraudado ante la noticia de que el triunvirato, y en especial Juan Carlos Schmid, firmaron un comunicado interno donde no avalarían las normalizaciones de distintas regionales si no están regidas por la secretaria del interior, a cargo de quien supo dejar 500 trabajadores en la calle como intendente, y que hoy a pesar de tener miles de bajas de puesto de trabajo en su gremio, busca hacer política, en lugar de estar en la calle, avalando solo las normalizaciones donde lo conformen gremios de extracción política kirchnerista", amplía el comunicado.

Según supo NA de fuentes ligadas a Camioneros, de concretarse la intentona rupturista, Pablo Moyano podría reeditar el Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA) -la corriente sindical que en 1994 se desprendió de la CGT, batalló contra el menemismo y catapultó a su padre, Hugo Moyano- y converger allí con otros sectores díscolos de la CGT como los bancarios de Sergio Palazzo.

El sindicato recalcó en el comunicado que hasta la fecha muchas regionales fueron normalizadas por la secretaría gremial y gran parte de la comisión directiva de la CGT, sin necesidad de intervención de la secretaría del Interior.

"Por esto es que el sindicato de camioneros estará presente el día 7 de marzo en la marcha y luego evaluará cómo proceder, ya que si la función de la secretaria gremial de la CGT ocupada por Pablo Moyano sólo será acompañar normalizaciones de acuerdo al color político, lo más probable es que como lo marca la historia, este sindicato decida elegir el color y calor de los trabajadores, que es a quienes debemos representar, y no dejar a la merced de la clase política a quienes solo nos reclaman ser representados", concluye el mensaje.

La amenaza de ruptura del gremio de Camioneros llega en la antesala de la marcha que la CGT prepara el próximo 7 de marzo hacia el Ministerio de Producción en rechazo de las políticas económicas del actual Gobierno, en defensa de los puestos de trabajo y y el poder adquisitivo.

La salida de un actor importante como Camioneros de la estructura de la CGT agudizaría la crisis orgánica dentro de una central que pese a haber renovado su conducción meses atrás, está lejos de haber estabilizado un liderazgo claro y sigue siendo tironeada por las pujas internas de sectores que responden a intereses políticos contrapuestos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.