Cayó "Chaki Chan", un narco acusado de asesino

Tiene 23 años y largo prontuario. También era buscado por amenazar de muerte a un fiscal.



Un joven de 23 años, al que se le adjudican al menos 16 asesinatos y liderar una peligrosa banda de narcotraficantes que operaba en la zona oeste del conurbano bonaerense, fue detenido durante un procedimiento policial realizado en la localidad de Ramos Mejía.

El detenido, apodado como "Chaki Chan" en alusión al actor chino Jackie Chan, había eludido varias veces la Justicia y hace pocas semanas llegó a enviar mensajes amenazantes a un fiscal.

El sospechoso fue detenido anoche por efectivos de la delegación La Matanza de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado.

Según indicaron voceros policiales, el detenido, que a los 17 años ya había protagonizado una toma de rehenes en la zona sur del conurbano, nació en la localidad San Justo y desde su adolescencia ya era buscado por las autoridades por su violento accionar.

Uno de los encargados del caso, señaló que a "Chaki" "se le atribuyen alrededor de 16 homicidios ocurridos en los últimos años en los barrio 21 Enero, General Villegas, Puerta de Hierro y San Petersburgo", situados entre las localidades de Isidro Casanova y Ciudad Evita.

Además, de acuerdo con la investigación, en los últimos tiempos el detenido habría incurrido en una nueva modalidad delictiva: asaltar a mano armada a los vendedores de droga, robarle el dinero de la recaudación y luego obligarlos a retribuirlo con un pago semanal, bajo amenaza de muerte.

También cuenta con antecedentes de ser proveedor de las sustancias prohibidas a los diferentes "kiosquitos" de la zona, muchos de ellos desarticulados por la Policía, en operativos en los que se secuestró cocaína, paco, marihuana y armas de fuego.

Por otro lado se supo que en un operativo policial llevado a cabo en enero en una casa de la localidad de Virrey del Pino con el fin de detener a "Chaky", se comprobó que había convertido la vivienda en un verdadero búnker vigilado.

"Había instalado 18 cámaras ocultas diseminadas por toda la vivienda en su interior y exterior y miraba todo desde su celular. De esta forma pudo escapar de ese lugar y de otros tantos", indicó uno de los encargados de ese operativo.

Finalmente, le joven, que siempre andaba fuertemente armado y cambiaba de fisonomía para evitar su detención, no logró evadir la acción policial.

Poco antes, el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Estupefacientes de La Matanza, Marcos Jesús Borghi, recibió una llamada intimidatoria, aparentemente, por parte del joven que era buscado y también mensajes de textos amenazantes.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.