Julio Bárbaro: "Cristina nos llevaba a la decadencia, Macri nos conduce a la frustración"

Tiene una extensa carrera política, es Licenciado en Ciencia Política, ex diputado y ex funcionario peronista que terminó votando a Cambiemos.



Julio Bárbaro es un histórico dirigente peronista que ya lleva más de medio siglo en la arena política y que -como fruto de sus experiencias y conocimientos- no se calla nada.

A continuacion lo mas destacado de su entrevista al diario Clarin:

¿Hay quienes quieren voltear a Macri?
No. Los que hace dos años nos querían convertir en Venezuela hoy son minoría y siguen soñando con destruir la democracia, pero son cada vez menos y hay que marcar eso.


¿Qué opina de la actitud de Bonafini?
Hebe merece respeto por su pasado. Ella misma, con discursos como el de la Plaza, se fue ocupando de desvalorizar cada día más su palabra. Sólo pelea por copar un acto.


¿Pero un acto así más los cortes diarios no dan la imagen de un gobierno sin reacción?
En 12 años el kirchnerismo no dio señales de querer “limpiar la calle”. Hay que poner condiciones y acordar que no se corten más las calles. Hacer una política de Estado con la oposición y decir desde hoy no hay más cortes.


¿Veía los cortes como un negocio político?
Sí, para Kirchner eran un negocio político. El tenía un solo miedo, que era el miedo al muerto, al costo de un muerto. Eso lo discutía con él, porque ningún país del mundo perdió el orden por miedo a un muerto. El orden es una realidad de la humanidad y los riesgos del orden son también del ser humano. Punto.


¿Y por qué Macri no se anima a ese orden?
Hasta el momento, lo que veo es su falta de voluntad de unión nacional. Eso le impide hacer aquellas políticas que exigen la unidad nacional. El no quiere juntarse, va con Massa a Davos, descubre que se pueden hacer leyes que no soñábamos y después deciden que confrontar con Cristina es mejor que favorecer la democracia. La idea de ser mejor que el peor los enamoró. Entonces, decir soy mejor que el pasado es una trampa, porque eso no te hace mejor que el futuro.


¿Usted ve la mano de Cristina en algunas protestas, como la docente?
No haber soñado ni aceptado nunca la derrota, convierte al kirchnerismo en un sector irascible. No le pongamos una conspiración, pero sí un resentimiento. No da para conspiración, tienen bronca y hacen lo que pueden para molestar, se les achica el sueño de que Macri caiga.


¿Le conviene a Macri polarizar con la ex presidenta, sobre todo en la Provincia?
Lo que pasa es que la opción a Cristina opositora es la unidad nacional. Y entonces prefieren a Cristina opositora. Vos hablás con ellos y te dicen “a mí no me gusta Massa”. Y yo digo bueno, la oposición no es lo que vos elegís, sino lo que la realidad expresa.


¿Quién es más responsable de la crisis, los políticos, los empresarios, los sindicatos?
Es una sociedad que no dio dirigencia. Los países no son riqueza pura. Además, necesitan dirigencia. Entonces, vos vas a Uruguay, hay unos tipos que eran Tupamaros, guerrilleros, fueron de un talento, de una honestidad, de una transparencia, que llegaron a ser poder político. Ellos tenían a Líber Seregni, nosotros a Milani; ellos tenían a Mujica, a Huidobro y nosotros a los muchachos de Firmenich, que hicieron La Cámpora, para cantar no sé qué. Lo malo de la Argentina es que se construyó una clase dirigente que se enriquece a partir de empobrecer la sociedad. Eso es compartido por los políticos, los sindicalistas y los ricos de todo tipo. Acá la dirigencia destruye la sociedad.


¿Qué responsabilidad tiene el peronismo?
Yo digo que desde Menem para acá, el peronismo de Menem y de Kirchner fabricó un crecimiento de la pobreza. Es un número que se ve en la estadística, ese 32% de pobres.


¿Usted está diciendo que el peronismo generó pobreza?
En Alfonsín hubo una pelea por impedir el crecimiento de la pobreza, pero no pudo. En Alfonsín hubo impotencia, en Menem hubo destrucción del trabajo y la producción. Con nombre de peronismo, pero ideología liberal. O sea, esa ideología que hoy nos imponen, ya la impuso Cavallo. Entonces, que el peronismo haya contenido al liberalismo con Menem y al resto de viejas izquierdas con los Kirchner, lo hace responsable. Ahora, el verdadero peronismo, el de Perón, dejó el 5% de pobres. Veinte años después no habían podido destruir aún aquel país del 55, que era una esponja que absorbía la marginalidad.


Lo vuelvo al presente. La economía no termina de arrancar, ¿Macri está desperdiciando una oportunidad?
Ya la desperdició.


¡Epa!, ¿así nomás?
Sí, ya la desperdició. Macri no entiende dos cosas. El cree en la concentración económica, yo le he dicho que por cada Farmacity cierra una farmacia, es una familia de clase media que pasa a ser de clase baja: esa familia de clase media, dueña de una farmacia, que pasa a peón de farmacia. Eso es destruir la trama de la sociedad, pasa lo mismo con los supermercados y los almacenes de barrio.


¿Y eso es culpa de Macri?
Macri cree en eso y no toma conciencia de que el drama de la Argentina es la acumulación y la ganancia de los grandes. No el no pago a los chicos. Vos no podés decir que peleás contra la pobreza y la inflación subiendo las tarifas cada 90 días. Y otra cosa que le dije a Macri, es que no tiene que haber más de tres licencias a nombre de un taxista. El taxista es un clase media integrado. Una tropa de taxi construye un montón de empleados resentidos. Esto de sacarle ganancia al derecho de la gente, esto de comprarles los bares a los gallegos y ponerles un nombre inglés, esto de convertir los quioscos en cadenas ...Si eso no es decadencia, que me lo cuenten. Esa destrucción de la sociedad no la hizo Europa, por eso tienen identidad. O sea, nosotros tenemos un liberalismo subnormal.


¿Se sale de esto con inversiones, como repite el Presidente?
Es irracional pensar que las inversiones definen el rumbo de una sociedad. Es llevar los negocios a un nivel de exacerbación tal, que son los que piensan la humanidad. Entonces, para ellos la vida es una góndola en la que vos transitás con una tarjeta de crédito en la mano: te la dan en el bautismo y te la quitan en el cementerio. Digo, esa es la idea. Yo creo que Macri ya se pinchó, pero lo único que es complejo es pensar que Macri es la derecha y Cristina es la izquierda. Ahí está el bolazo central, son dos derechas, Macri tiene la ventaja de ser más democrático. Cristina nos llevaba a la decadencia y Macri nos conduce a la frustración. Pero por lo menos Macri no desarrolla la violencia como eje de su poder. Ahora, yo creo que un CEO, un gerente, es un empleado y la política no es para empleados, es para individuos que tengan el sueño de resolver lo colectivo.


¿Macri tiene ese sueño?
No lo tiene.


Pero usted lo apoyó...¿está desencantado, frustrado o enojado?
Ojo, que yo lo volvería a votar...


¿Lo volvería a votar después de todo lo que está diciendo?
Es que lo veo a Zannini...y me digo, yo dejé de ser Venezuela, ahora paso a ser un capitalismo en crisis. Pero pienso en lo que pasó y lo volvería a votar.


¿Qué es ser peronista en el siglo XXI?
El peronismo sigue siendo la memoria del momento más digno de la Argentina, que fue la mayor integración social de América Latina. En el continente, el país más integrado era Argentina, eso lo dejó Perón. Su espíritu sigue siendo lo nacional y popular. Pero hoy es un recuerdo, es como aquellos que no se pueden volver a casar porque la anterior pareja lo marcó. Hoy debería ser una síntesis de lo mejor del liberalismo y lo mejor del estatismo. Eso le dije una vez a Macri que tenía que hacer. Lo que intentó el último Perón, que volvió con esa idea y los idiotas de los “montos”(por Montoneros) lo enfrentaron...


¿Quién defraudó a quién, Perón a Montoneros o Montoneros a Perón?
La verdad es que Perón estaba viejo y solo. Lo había traicionado mi generación, a la que le dio poder y andaba a los tiros. El sabía que los Robledo, los Lúder (peronistas destacados de los 70) estaban viejos y que los nuevos éramos tontos. Esa es la verdad. Perón muere con la conciencia de que la “juventud maravillosa” era muy idiota. Y la historia demostró que fuimos idiotas.


¿En qué lugar estaba Cristina en ... ?
(Interrumpe) -Cristina siempre odió a Perón. ¡Me lo decía!“Ese viejo de mierda ...” -¿Al Gobierno le falta pensamiento político y le sobra marketing ?

-Si vos tenés un Estado enorme y 20 privados, ese Estado depende de estos 20 y en lo colectivo no piensa nadie, no tenés una clase dirigente. Macri cree que nosotros somos unos giles, los que pensamos esto. Es decir, el drama de los argentinos es que los intelectuales terminamos siendo un decorado. Un decorado era Carta Abierta para el kirchnerismo. Alfonsín fue el último que tomó el pensamiento como esencial a la política.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.