Temer quiere "ser recordado como quien encaminó al país tras el desastre causado por el populismo"

En una entrevista, el presidente de Brasil cargó directamente contra sus antecesores Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. "Asumí con una recesión profunda y un desempleo monumental", dijo.



El presidente de Brasil Michel Temer afirmó que quiere "ser recordado como quien encaminó al país tras el desastre causado por el populismo", en una entrevista en la que cargó directamente contra sus antecesores Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

En un reportaje exclusivo brindado a la agencia EFE, Temer diferenció su gestión de lo que calificó de "actos populistas, que son irresponsables porque producen un buen efecto mañana, pero un desastre pasado mañana", lo cual sostuvo que "fue lo que ocurrió en el pasado", en una clara alusión a Lula y Rousseff.

"Asumí con una recesión profunda y un desempleo monumental", dijo el mandatario, que ascendió al poder el año pasado luego de que el Congreso destituyera por un irregular manejo de los presupuestos a Rousseff, de quien él era vicepresidente.

El presidente, a quien todas las encuestas le atribuyen una tasa de aprobación que no supera el 10%, dijo que el reconocimiento de la sociedad no es ahora una meta, y que eso llegará con el tiempo si su severo plan de reformas tiene éxito y encarrila al país.

En medio de la aguda crisis generada por los continuos y graves escándalos de corrupción que sacuden a Brasil, Temer aseguró que su principal objetivo es rescatar a la economía de su país de la profunda recesión en que se sumergió hace dos años, con una receta que implica "duras", "profundas" e impopulares reformas.

Respecto a los procesos judiciales que impulsaron en el "impeachment" que acabó con el mandato de Rousseff y que continúan apuntando a su figura, con el peligro de que también Temer pueda ser destituido, el mandatario aseguró que eso "no ocurrirá" y que entregará el poder el 1 de enero de 2019 al ganador de las elecciones de octubre del año próximo.

"Voy a ser obediente de las decisiones del Poder Judicial" pero, frente a una condena, habría "recursos" y apelaciones, declaró Temer para afirmar que en el caso extremo de una casación se abriría "un largo camino procesal" durante el cual se mantendría en el cargo.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.