Lanús perdió con Chapecoense y complicó su clasificación



Lanús perdió con Chapecoense 2-1 en La Fortaleza y deberá jugarse la clasificación para los octavos de final de la Copa Conmebol Libertadores el martes venidero ante Nacional en Montevideo.

Después de caer en el clásico con Banfield, el equipo granate no mostró rebeldía ante un equipo práctico y ambicioso, que vino con el claro objetivo de llevarse los tres puntos para seguir con vida.



El encuentro continuará en los escritorios de la Conmebol, ya que los dirigentes granates elevarán una protesta por una supuesta mala inclusión de Luis Otávio, el verdugo del equipo argentino a dos minutos del final.

Con este resultado, Nacional lidera el Grupo 7 con 8 unidades, seguidos por Lanús y Chapecoense, con 7, y Zulia, con 5.

En la jornada final, del martes venidero, el elenco granate visitará a Nacional en Montevideo y deberá ganar para no depender de otro resultado y obtener el pasaje a los octavos de final.

Lanús mostró dos caras desde el comienzo: fue un equipo convincente atacando, pero dejó demasiados espacios evidenciando falencias a la hora de defender.

En el amanecer del encuentro, el local estuvo a punto de romper la paridad con un cabezazo de Nicolás Aguirre que fue rechazado por Jandrei.

Pero Chapecoense estudio bien a su adversario y lo complicó por las bandas. De esta manera el cuadro visitante fue siempre más punzante. La apertura del marcador llegó sobre los 23 después de una trepada por izquierda de Arthur Caike, quien sacó rédito de la lesión del uruguayo Alejandro Silva y metió un preciso centro para el cabezazo al gol de Wellington Paulista.

Después, Lanús se desesperó y no tuvo profundidad frente a un oponente que se cerró muy bien atrás para aguantar la diferencia. En el segundo segmento Lanús intento cambiar el libreto con el ingreso de Germán Denis, pero siguió sin saber cómo entrarle al rival y fue cayendo en su propio nerviosismo con el correr de los minutos.

Hasta que, a los 35, Wellington Paulista cometió una grosera mano dentro del área que José Sand transformó en una igualdad que parecía definitiva.

Sin emargo, a dos minutos del final Chapecoense, que en los últimos instantes pobló el campo adversario en busca del triunfo, encontró su premio con un cabezazo del cuestionado Luis Otavio que en enmudeció el estadio.

Fueron tres puntos de oro para el elenco brasileño, aunque el final de la historia recién se conocerá en los próximos días en los escritorios de la Conmebol.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.