San Lorenzo logró en Brasil una victoria clave para su futuro

En Curitiba, el “Ciclón” goleó 3-0 al Paranaense con goles de Paulo Díaz, Nicolás Blandi y Rubén Botta. El equipo argentino salió del último lugar del grupo y sueña con la clasificación



San Lorenzo revitalizó su presente y futuro en la Copa Libertadores de América porque goleó sin objeciones a Atlético Paranaense 3-0 en el Arena da Baixada, en Curitiba, Brasil, por la quinta y penúltima fecha del Grupo 4.

Un gol clave consiguió el chileno Paulo Díaz, a los 14 minutos del primer tiempo, de cabeza, al colocar la pelota arriba y a la derecha del vuelo de Weberton, poniéndole el mejor final a una escena que se originó en un córner que se jugó corto desde la derecha, en lo que pareció una maniobra preparada para sorprender y desacomodar a la retaguardia local.

El 2-0 también fue merecido y se produjo a los 22 minutos del segundo período, cuando Nicolás Blandi dio otra muestra de su oficio de artillero para prevalecer en las alturas y resolver con un cabezazo certero, bendecido por un centro-asistencia que desde la derecha le envió Fernando Belluschi.



La gran noche del Ciclón se tornó más espléndida todavía en el minuto 46, cuando Rubén Botta buscó el claro dentro del área grande y definió de zurda para darle forma a una goleada que fortalece al conjunto en todos los órdenes.

Así, el equipo del uruguayo Diego Aguirre, que llegó a Brasil con la necesidad de obtener los tres puntos, además de cumplir con ese propósito dejó en evidencia que también su fútbol se halla en período de mejoría y reactivación.

De todos modos, la zona quedó abierta hasta la última fecha, la que se desarrollará el 17 de este mes, cuando se midan San Lorenzo-Flamengo, en el Nuevo Gasómetro, y Universidad Católica-Paranaense, en Santiago.

El Ciclón tuvo un buen comienzo y el 1-0 lo serenó y fortaleció, al mismo tiempo que le pasó una presión al Paranaense que al anfitrión lo perturbó hasta el epílogo del cotejo.

En la escena previa a la apertura del tanteador, hubo un pase bajo, preciso e inteligente de Franco Mussis para el juvenil Gabriel Rojas, quien, de derecha, mandó el centro del que se valió Díaz para doblegar al arquero de Paranaense.

Desde entonces el compromiso le pesó en demasía al local, y más en la medida que se vio impedido de empatar rápido. Si bien el entrenador del equipo brasileño, Paulo Autuori, recurrió a dos cambios en el entretiempo, los ingresos de Felipe Gedoz por Douglas Coutinho y Pablo por Matheus Rossetto, Paranaense siguió sin encontrar soluciones, con el agravante de que los azulgranas insinuaban que eran capaces de ampliar la diferencia.

Y el 2-0 fue consecuencia de la sociedad entre el creativo Belluschi y el definidor Blandi, pero también consecuencia del respaldo del funcionamiento colectivo.

El 3-0 le sirvió además a Botta para ratificar que cada vez está más adaptado a su nuevo club, por lo que los vientos son alentadores para un San Lorenzo que está resurgiendo. En cambio, Paranaense quedó confundido y preocupado.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.