Trump en Arabia: "Esta no es una batalla entre religiones, es una batalla entre el bien y el mal"

El presidente estadounidense se presentó en Arabia Saudita con un mensaje de unidad ante representantes de 50 países de la región, a quienes urgió a tomar medidas más firmes contra el "islamismo extremo y los grupos del terror islámico".



En su primer discurso en el extranjero, un discurso ante 35 líderes del mundo musulmán en la cumbre Árabe-Americana en Arabia Saudita las palabras de Trump simplifican el problema del terrorismo islamista definiéndolo como "una batalla entre el bien y el mal" que nada tiene que ver con la religión y "es una lucha entre bárbaros criminales que pretenden destruir vidas humanas y gente decente de todas las religiones que buscan protegerlas", dijo.

Este discurso, cuyo extracto ha enviado la Casa Blanca, es uno de los momentos más difíciles del viaje por Oriente Próximo del presidente, que soluciona evitando pronunciar las palabras "terrorismo radical islámico" que le han acompañado desde su campaña presidencial llamándolo sin embargo "extremismo islamista", un término menos polémico que no incluye la palabra terrorismo sino "grupos de terror" inspirados por este extremismo responsables del asesinato "de musulmanes inocentes, de la opresión de las mujeres, la persecución de judíos y el sacrificio de cristianos".



Trump pide cooperación a los líderes del mundo musulmán y también la ofrece, aunque con ambajes, "América está preparada para respladarles", dice su discurso, "pero las naciones de Oriente Medio no pueden esperar al poder americano para que aplaste a sus enemigos por ustedes". Hace de paso un reconocimiento a su tradidional alianza con Arabia Saudita: "El camino a la paz empieza aquí, en este antiguo suelo, en esta tierra sagrada".

Donald Trump tiene este domingo en Arabia Saudita un difícil papel que cumplir: borrar de un plumazo las declaraciones y planes islamófobos que ha puesto en marcha desde que es presidente, y dirigirse al mundo musulmán en términos conciliadores para proteger sus alianzas. La última de estas firmada ayer, un acuerdo de venta de armas por 110.000$ millones con Arabia Saudita, descrito como el más alto de la historia de Estados Unidos.

El presidente, que declaró en 2015 "el islam nos odia" y que ha mantenido un discurso beligerante con el mundo musulmán, concretado en la prohibición de entrada al país a los ciudadanos de 7 países musulmanes que finalmente no pudo llevar a cabo, decidió recular en su primera gira por Oriente Medio y proteger las históricas alianzas estadounidenses con países del mundo árabe.

El discurso, escrito por su asesor Stephen Miller, un hombre conocido por llevar media vida provocando a los musulmanes, modera el largo historial de declaraciones y planes islamófobos del presidente Trump. Además, pasa de largo otras clásicas preocupaciones de Estados Unidos acerca de los derechos humanos en Arabia Saudita y en otros países del mundo musulmán. "America es una nación soberana y nuestra primera prioridad es siempre la seguridad de nuestros ciudadanos. No estamos aquí para dar lecciones, no estamos aquí para decir a otra gente cómo vivir. Estamos aquí para ofrecer alianzas basadas en nuestros comunes intereses y valores".

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.