Cuatro días a pie: nuevo día de paro total de transporte urbano en Córdoba

El paro es en rechazo al acuerdo paritario salarial nacional del 21 por ciento acordado por la Unión Tranviarios Automotor, entre otros reclamos.



Los choferes del transporte urbano de pasajeros de la ciudad de Córdoba cumplen hoy el cuarto día (3° consecutivo) de paro total de actividades en rechazo al acuerdo paritario salarial nacional del 21 por ciento acordado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), entre otros reclamos.

Los trabajadores decidieron continuar con la medida de fuerza a pesar de la declaración de “ilegalidad” del paro y de los más de dos centenares de telegramas de intimación de las empresas para que retomen las actividades, bajo advertencia de que comiencen los despidos.

“Nuestra posición es muy clara: hasta tanto no haya compromiso serio y responsable de atender nuestros reclamos, vamos a seguir resistiendo todos los embates”, sostuvo esta mañana Marcelo Marín, uno de los delegados gremiales que oficia de vocero de los choferes.

Este es el cuarto día de paro en lo que va de junio, ya que el conflicto se generó el viernes de la semana pasada con un paro parcial que fue retomado con cese total de tareas en la madrugada del pasado lunes, en las cuatro empresas del transporte urbano de pasajeros que operan en la capital de Córdoba: Aucor, Coniferal, Ersa y trolebuses Tamse.

El sector rechaza el acuerdo salarial del 21 por ciento en tres tramos (entre junio y diciembre) acordado por la UTA, que es traslativo a Córdoba, y exigen que se aplique un criterio distinto a los choferes de Córdoba para que represente un incremento de alrededor del 33 por ciento.

El secretario de Interior de la UTA nacional, Jorge Kiener, arribó hoy a Córdoba para tratar de destrabar el conflicto y, si bien manifestó a los medios locales que “los salarios nunca alcanzan”, dijo que los choferes de Córdoba “son los mejores pagos del país”.

Kiener anticipó que en la presente jornada mantendrá reuniones con los choferes, con el sector gremial y otros actores, para que “se acate la conciliación obligatoria y se retome la actividad hoy mismo”.

Los choferes se mantienen en vigilia enfrente de la sede local de UTA, sobre avenida Vélez Sarsfield al 600, y, además de los reclamos salariales y mejores condiciones de trabajo, exigen la normalización de la delegación gremial que se encuentra intervenida desde octubre del año pasado.

El ministro de Trabajo de la provincia, Omar Sereno, había dictado la conciliación obligatoria, pero no fue cumplida por los choferes y, a partir de ese incumplimiento, decretó la “ilegalidad” del paro, lo que habilitó a las empresas enviar telegramas de intimaciones para que retomen sus tares, porque de lo contrario comenzarían los despidos, y generó que la UTA nacional y local no respalden la medida de fuerza.

El directivo de la empresa Coniferal y de la Federación de Empresarios de Transporte de Pasajeros de Córdoba (Fetap), Gustavo Mira, afirmó esta mañana que la medida de fuerza tiene que ver con una “interna gremial que salarial”, al sostener que “los salarios de Córdoba son muy ventajosos” con respecto a otras jurisdicciones del país, y concluyó que el paro es “injustificado”.

Asimismo, Mira sostuvo que el conflicto es impulsado por un sector sindical que no está de acuerdo con la intervención del gremio local, y que “muchos choferes quieren retomar sus tareas” pero que son amedrentados por los choferes sindicalizados para que no lo hagan.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.