Rosario Central y San Martín no se sacaron ventajas en San Juan

El encuentro terminó 1-1. Facundo Barceló abrió la cuenta para el local, pero Germán Herrera igualó de penal



Lejos de los puestos de vanguardia y sin nada en juego, San Martín de San Juan y Rosario Central empataron esta noche 1 a 1, en un partido disputado en el estadio Hilario Sánchez y correspondiente a la trigésima fecha del torneo de Primera División.

Facundo Barceló, a los 37 minutos del primer tiempo, puso en ventaja al local, mientras que Germán Herrera, de penal en tiempo de descuento de la misma etapa, marcó la igualdad para la visita.



El conjunto rosarino, que alcanzó los 44 puntos, mantenía una chance de clasificar en forma directa a la Copa Sudamericana, pero el triunfo de Defensa y Justicia (49) sobre Gimnasia y Esgrima (1-0) le arrebató esa oportunidad y el "Halcón" logró esa plaza para el certamen internacional.

Los "canallas" siguen con una mínima esperanza, ya que si Talleres no los supera (tiene 41 y recibe a San Lorenzo) y mantienen la 12° posición de la tabla, puede liberarse un cupo extra para la Sudamericana si River o el "Ciclón" obtienen la Copa Libertadores.

Más allá de que en la previa conservaba esa posibilidad, Central llegó con varias bajas de peso a este partido, como las de Javier Pinola (se va River), Damián Musto (jugará en el fútbol mexicano), Marco Ruben (fue operado) y Teófilo Gutiérrez (seguirá su carrera en Colombia).

Por su parte, los sanjuaninos, que cerraron su participación con 33 unidades, arribaron a esta instancia sin expectativas de acceder a copas y sin presiones por el promedio.

La primera aproximación de riesgo se produjo a los 6 minutos, cuando Barceló recogió un despeje defectuoso tras una pelota parada, pero no pudo definir bien, y pese a estar en soledad, remató muy desviado.

Cinco minutos más tarde, una buena triangulación del local sorprendió al fondo "canalla", aunque el cierre de la jugada no fue bueno, con un zurdazo de Maximiliano Lugo, que se fue lejos.

De a poco los rosarinos comenzaron a equiparar el trámite y el partido se hizo de ida y vuelta, aunque las buenas intenciones se diluían en tres cuartos de cancha, ya que no lograban profundizar.

Dentro de ese ida y vuelta, la apertura del marcador llegó gracias a una buena jugada individual de Barceló, que recibió una pelota cruzada de derecha a izquierda, la paró con el pecho, arrastró la marca de José Leguizamón y sacó un zurdazo, que agarró mal parado al arquero Diego Rodríguez y se metió por el medio del arco.

Central sintió el golpe y salió con decisión a buscar la igualdad, algo que estuvo cerca de ocurrir, a los 44 minutos, pero una gran intervención de Luis Ardente, volando sobre su palo derecho, evitó que un fuerte zurdazo de Washington Camacho sea gol.

Un minuto más tarde, el propio Camacho incursionó en el área rival, Nicolás Pelaitay lo tironeó, el volante cayó y el árbitro Silvio Trucco cobró penal.

La pena máxima fue ejecutada por Herrera, que cambió penal por gol con un remate al medio del arco, engañando al arquero, que se recostó sobre su izquierda.

San Martín salió a jugar el complemento con energías renovadas y fue claro dominador en los primeros 20 minutos, lapso de tiempo en el que contó con chances de ponerse otra vez en ventaja, pero careció de puntería.

En apenas 3 minutos un descuido de la defensa rosarina permitió a Pelaitay y Gustavo Villarruel combinar casi en soledad dentro del área, situación que no pudo ser aprovechada luego por Emanuel Dening, bien cerrado por su marcador.

En otra ocasión de riesgo, a los 15 minutos, el uruguayo Barceló apareció sin marca en el punto del penal, pero empalmó mal la pelota de aire, y su derechazo se fue muy lejos.

Pasados los 20 minutos, Central superó el asedio y pasó a convertirse en dominador, logrando también llevar peligro a la valla defendida por Ardente.

A los 24, Federico Carrizo fue habilitado por Diego Becker y sacó un derechazo a colocar, de media distancia, que pasó cerca del ángulo superior derecho, mientras que dos minutos más tarde Ardente tapó un zurdazo de Matías Mansilla, abajo, sobre su palo izquierdo.

Con Central dominando y San Martín aguantando, a los 37 minutos Pelaitay volvió a derribar a Camacho en el área, en una jugada muy parecida a la del cierre del primer tiempo, pero esta vez el árbitro consideró que no hubo falta.

En el tramo final, la visita siguió presionando bien arriba, pero le faltó potencia en los últimos metros para convertir y llevarse un triunfo.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.