Murió Bradley Lowery, el niño con cáncer que enamoró a la #PremierLeague

El pequeño fanático del Sunderland falleció, después de haber empeorado notablemente en la última semana. Jermain Defoe lo acompañó durante su padecimiento



La historia de Bradley Lowery superó la barrera de los colores y fanatismos en el fútbol inglés, que hoy llora la pérdida del niño de seis años que enfrentaba un cáncer terminal.

Fanático del Sunderland, Bradley se hizo conocido cuando sus padres iniciaron una campaña destinada a recaudar fondos para pagar un costoso tratamiento para su hijo. Aprovechando su pasión por el fútbol, la Premier League y su club se sumaron a la movida.

Bradley solo tenía 18 meses de vida cuando se le diagnosticó un extraño tipo de cáncer llamado neuroblastoma. Gracias a un intenso tratamiento estuvo en remisión. Sin embargo, el año pasado la enfermedad reapareció, cuenta el diario Clarín.

Para combatirlo, su familia optó por un tratamiento con anticuerpos en Nueva York. Así, en 2016 se recaudaron más de 700.000 libras. Pero entonces la peor noticia llegó: los médicos descubrieron que su cáncer había crecido y que su enfermedad era terminal y que le quedaban pocos meses de vida porque la última etapa de su tratamiento había fallado, por lo que ya no había nada qué hacer.


El 24 de mayo dejó el hospital. En su casa de Blackhall Colliery, en el condado de Durham, vivió sus últimos días, desde donde sus padres contaban -a través de las redes sociales- cómo estaba el nene.

Mi valiente hijo se ha ido con los ángeles hoy". Así, con las palabras más tristes que unos padres podían escribir, despidieron hoy a Bradley Lowery.

Bradley nunca perdió la alegría mostrándose sonriente en cada evento de su querido Sunderland, donde era la mascota del equipo.

Allí creó una gran amistad con el delantero Jermain Defoe, su ídolo. El pasado 1 de julio, el día de su cumpleaños número seis, Bradley pidió que le organizaran una fiesta con sus amigos y primos. Y allí estuvo Defoe, en la que fue su despedida de su pequeño amigo.

Días después, en una emocionante conferencia de prensa en la que se anunció su llegada al Bournemouth, Defoe contó entre lágrimas: "Bradley siempre estará en mi corazón". En marzo, juntos se habían dado el gusto de compartir la cancha una vez más pero esa vez con la selección de Inglaterra, en un triunfo frente a Lituania por las eliminatorias europeas.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.