El Fiscal Delgado solicitó el juicio oral a José López por enriquecimiento ilícito

Federico Delgado requirió la elevación a juicio oral de la causa contra el detenido ex secretario de Obras Públicas. El dictamen también alcanza a la esposa de López, a la monja del monasterio de General Rodríguez y a cuatro empresarios.



El fiscal federal Federico Delgado pidió que el ex secretario de Obras Públicas José López vaya a juicio oral y público por el presunto delito de enriquecimiento ilícito en el marco de la causa por los bolsos que arrojó con casi 9 millones de dólares a un convento de General Rodríguez, así como también por ser considerado el "verdadero dueño" de una casa en la localidad bonaerense de Dique Luján y un departamento en Barrio Norte.

Ante el hecho de que el tucumano, que permanece detenido en el Penal de Ezeiza, había afirmado que ese dinero provenía de "la política", la Justicia continuará con la investigación para conocer el origen de esos fondos.

Con un requerimiento enviado al juez federal Daniel Rafecas, Delgado también consideró que tiene que ser juzgada por el mismo delito la esposa del ex funcionario, María Amalia Díaz.

En tanto, el integrante del Ministerio Público Fiscal consideró que la monja María Inés Aparicio fue "encubridora" en la maniobra de los bolsos.

En lo que respecta a las propiedades de Dique Luján y Barrio Norte, el fiscal definió como "partícipes" al contador Andrés Galera; y a los empresarios Eduardo Gutiérrez, Carlos Gianni y Marcos Marconi.

En tanto, la investigación sobre el origen del dinero va a seguir en curso pues el juez Daniel Rafecas abrió un legajo aparte en el que intenta determinar la "trazabilidad" de esos casi nueve millones de dólares.

Es que el propio López en indagatoria admitió que los dólares provenían de la política sin dar otro detalle, y por eso se intenta determinar si esto es producto del cobro de coimas producto de negociados con la obra pública, ya que era el área que ocupaba el funcionario.

Por ello, no se pudo determinar cómo López se hizo de los 8.982.047 de dólares; 153.610 euros, 159.114 pesos y dos relojes de lujo (un omega y otro Rólex).

El 15 de abril del 20165 por la madrugada José López a raíz del llamado de un vecino a la Policía Bonaerense, es encontrado en el convento de General Rodríguez con bolsos con dinero y un arma de fuego por el cual además será juzgado por portación ilegal.

Según la investigación, hubo 13 llamados la noche anterior entre un celular de María Amalia Díaz y las monjas del convento de General Rodríguez que gobernaba la madre Alba Día de España Martínez Fernández, quien fue declarada inimputable por su débil estado de salud.

"Conocía – la monja, ndr – de antemano las intenciones de José López y su esposa y decidió ayudar a ocultar el producto de un delito", acusó Delgado.

La única monja en ir a juicio es Aparicio quien figura en las imágenes de las cámaras de seguridad del convento abriendo la puerta de ingreso a López.

La casa de Dique Luján en Tigre era alquilada por López y su esposa pero el verdadero dueño según la investigación eran ellos, pues se sospecha que los empresarios Andrés Galera y luego Eduardo Gutierrez eran "testaferros": "ambos actuaron como personas interpuestas con la finalidad de disimular el incremento patrimonial ilícito" del exfuncionario, según la acusación.

Por la vivienda de Dique Luján en Tigre, para la fiscalía valoró que los arquitectos por reformas a la propiedad habían tratado con la esposa de López, y no con quienes figuran como dueños, y que la misma fue hecha en base a gustos similares que el entonces funcionario le había imprimido a una vivienda propia en Río Gallegos.

El departamento ubicado en Las Heras 2032 piso 13b era ocupado por Mariana Solues, hija de López y Díaz, pero para la investigación no eran sus dueños los empresarios Carlos Gianni y Marcos Marconi de la empresa "Marketing y Eventos".

Según la investigación, el contrato de alquiler con el cual López simulaba la tenencia de las propiedades, era similar el de Dique Luján al del departamento de Barrio Norte.

"Ni López ni su mujer Díaz han podido justificar el origen de los bienes hallados y de la adquisición y de remodelación de la casa Dique Luján", según la fiscalía.

"La totalidad de la prueba mencionada anteriormente permite aseverar que el matrimonio López-Díaz tenía conocimiento de la existencia de ese dinero ilegítimo, lo ocultaron en su vivienda y poseían intenciones de hacerlo también en el Monasterio Nuestra Señora de Fátima", concluyó.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.