Uno por uno: Quiénes son los familiares de ministros que tendrán que dejar sus cargos

Cambiemos arribó al Gobierno Nacional con un discurso a favor de contratar recursos humanos idóneos y en contra del nepotismo que se vivió en algunos organismos estatales durante el kirchnerismo; sin embargo, lejos quedó de cumplir la promesa



A pocos meses de asumir en el Ejecutivo Nacional y conformar el equipo de trabajo, el presidente, Mauricio Macri, hizo hincapié en la necesidad de no usar al Estado Nacional como “un aguantadero” de familiares.

Dos años después de su frase, los hechos indican que Cambiemos no se diferenció el kirchnerismo en la práctica de ubicar familiares en puestos que terminan siendo pagados con dinero público.

El más reciente es el caso del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que nombró a una empleada suya en un sindicato intervenido, no sin antes ubicar a su hermana, Mariana Haydee Triaca, como directora del Banco Nación. Pero la lista de familiares de Triaca no termina ahí: su esposa, María Cecilia Loccisano, fue nombrada como coordinadora general dentro de la Unidad de Financiamiento Internacional de Salud (UFIS) y su otra hermana, Lorena, se reporta como directora de Asuntos Externos de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

La larga lista de funcionarios que ubicaron a sus familiares fue recopilada, en parte, por el periodista Nicolás Sanz para Periódico Tribuna.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, ubicó a su mujer, María Carla Piccolomini, como directora de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina (RTA), un cargo que le deja un sueldo de aproximadamente 141 mil pesos mensuales.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, no quedó indemne de esta práctica: ubicó a su hermano Andrés en el Ministerio de Producción con un cargo de subsecretario de Desarrollo, por lo cual percibe todos los meses 127 mil pesos.

Entre los ministros con debilidad por familiares, también destaca Patricia Bullrich. A la ministra de Seguridad le surgió el espíritu de madre estando al frente de la cartera y decidió hacer ingresar a sus hijos y a su primo. Francisco Langieri Bullrich entró en el Ministerio de Modernización y Santiago Bullrich encontró la llave para entrar a Campañas Digitales del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Su primo, el actor Pedro Cernadas, consiguió un puesto en la oficina de ANSES Tigre. La “lista Bullrich” continúa: le hizo un favor a la nieta de su tía, María Julieta Williams, y le abrió las puertas como Directora General de Innovación Social y Planeamiento Participativo de la Secretaria de Integración Social y Urbana de la Ciudad de Buenos Aires; por ese cargo cobra un sueldo de 80.500 pesos. Pero todos estos nombres no fueron suficientes para la ministra, que metió de manera masiva a personas cercanas en la Subsecretaria de Comunicación Social dependiente de la Secretaria de Medios: le consiguió a su cuñada Ana Gascón Araoz un contrato por 47.300 pesos, y para los sobrinos de esta y sus novias por sumas algo menores.

Otro hombre de confianza del presidente hizo lo propio. Rogelio Frigerio, ministro del Interior, le consiguió a su tío, Mario Frigerio, un puesto en el Ente Nacional de Comunicaciones por el que cobra más de 120 mil pesos. Frigerio también promovió el nombramiento de su esposa, Victoria Costoya como coordinadora de articulación de Asuntos Internacionales del Ministerio de Desarrollo Social.

Quien fuera el yerno del ministro de Defensa, Oscar Aguad, fue nombrado presidente del Arsat y su nombre es Rodrigo de Loredo.

La esposa de quien fuera el vocero presidencial, Ivan Pavlovsky, es subsecretaria de Hábitat y Desarrollo Humano, dependiente del Ministerio del Interior. El salario de Marina Klemensiewicz estaría en torno a los 127 mil pesos.

Otra beneficiada por el nepotismo oficialista fue María Alejandra Illia, quien fuera la prima de la vicepresidenta Gabriela Michetti, ascendió dos categorías consecutivas en el senado con un sueldo de 69 mil pesos, también ayudó a su cuñado, Carlos Tonelli, quien ostenta un importante cargo en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

El director nacional de Aduanas, Juan José Gómez Centurión benefició a sus hijos Juan José y José Rafael, uno con un cargo en la ANSES y el otro con un cargo en el Municipio de Tres de Febrero con un sueldo de 64 mil pesos y 58 mil pesos respectivamente.

El ministro de Turismo Gustavo Santos, ingresó a su hijo, Matías Santos, como jefe de asesores de gabinete en el ministerio cobrando un sueldo de 135 mil pesos.

El diputado Eduardo Amadeo logró la designación de su esposa, Beatriz Victoria Orlowski, en el Ministerio de Desarrollo Social con un salario de casi 46 mil pesos.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, nombró a su hija Rosario Cabrera como asesora en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación con un sueldo de 54 mil pesos mensuales.

Héctor Lostri, quien paso de ser condenado por corrupción a ser puesto en la embajada argentina en Paraguay gracias a Macri, designó a su primo, Jorge Latorre, como Jefe de Gabinete de Fabricaciones Militares con un sueldo de 71 mil pesos.

El ministro de Cultura, Pablo Avelluto, ingresó a esta cartera junto con su novia, Carolina Azzi, quien ocupa el cargo de titular de coordinación audiovisual de prensa, cobrando un haber mensual de 45 mil pesos.

El titular de la ANSES, Emilio Basavilbaso, nombró a su primo, Iván Kerr, como subsecretario de desarrollo Urbano y Vivienda con un sueldo mensual de 48 mil pesos.

El intendente del partido bonaerense de Quilmes, Martiniano Molina, nombró a su padre, Jorge Molina, quien posteriormente fue acusado de cobrar coimas y asumir una dirección falsa en el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, con un sueldo de 56 mil pesos, además de ayudar a su hermano, Tomas Esteban Molina, designándolo como secretario general de planificación en el mismo municipio, cobrando 63 mil pesos mensuales.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.