Un dossier revela orgías y prostitución gay entre sacerdotes italianos



Un explosivo informe enviado a la diócesis de Nápoles reveló prácticas homosexuales y el pago de servicios de prostitución masculina por parte de al menos 50 sacerdotes de distintas diócesis de Italia, incluido un obispo, lo que provocó un nuevo escándalo en la Curia Romana.

El documento fue elaborado por un joven abogado italiano llamado Francesco Mangiacapra, quien ejerció como gigoló y se dedicó a recopilar una por una las rutinas sexuales de los hombres de la Iglesia. El texto es voluminoso, consta de 1.200 páginas, y fue revelado por el sitio Gay News.

El arzobispado de Nápoles, dirigido por el cardenal Crescenzio Sepe, reconoció la existencia del informe, aunque pidió prudencia y tiempo para investigar cada uno de los hechos, que son numerosos.

El cardenal Sepe, señala el comunicado del arzobispado, “habiendo tomado nota de este documento que contiene chats, y teniendo en cuenta que se refiere a diferentes diócesis, ha decidido transmitirlo a las autoridades eclesiásticas vaticanas competentes para las formalidades que se consideren necesarias”.

El dossier implicó un trabajo minucioso que incluye un CD con todos los datos necesarios. Cuenta con imágenes, registros de tarjetas de crédito, mails de los involucrados, capturas de mensajes de celulares y conversaciones de aplicaciones móviles utilizadas para conseguir parejas en el ambiente gay.

Entre las decenas de revelaciones figura un obispo coadjutor que habría abonado el servicio a sus acompañantes con Postepay, un sistema para realizar pagos seguros por Internet; el director de una oficina diocesana de cuidado pastoral escolar que acostumbraba a buscar encuentros sexuales a través de una aplicación; un sacerdote que concurre asiduamente a discotecas gay; un párroco que organizaba orgías en la Rectoría y un guardián capuchino que hacía lo mismo, pero en un convento.

Las dos aplicaciones que más se utilizaban en el grupo son Grindr y Romeo, que funcionan en celulares con sistema operativo Android, y son muy populares en el ambiente gay.

Hay que tener en cuenta que este polémico informe revela una práctica que la Iglesia católica no acepta, ni siquiera entre sus feligreses. Si bien el Papa Francisco permitió la comunión a los gays y cuestionó declaraciones homofóbicas, el Vaticano mantiene una doctrina de rechazo a la homosexualidad a través de tres documentos oficiales aún vigentes, que la condenan abiertamente.

Según Mangiacapra, los actos destacados por él en el informe son producto de la impunidad con que se mueven las altas jerarquías de la Iglesia: “El comportamiento de los clérigos, en muchos casos el resultado de la impunidad a la cual los han acostumbra los líderes de la Iglesia, es la tolerancia injusta que nutre la idea de poder continuar separando lo que se dice de lo que se hace, como es típico de aquellos que tienen una doble moral esquizofrénica”.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.