Mauricio Macri consideró "superada la turbulencia cambiaria" y ratificó su equipo económico

En conferencia de prensa, también se refirió a las negociaciones con el FMI.



El presidente Mauricio Macri habló este miércoles en la Quinta de Olivos y señaló al déficit fiscal como el principal problema de la historia económica de la Argentina.

Al ser consultado sobre la corrida del dólar de las últimas semanas, el mandatario dijo que “la turbulencia cambiaria la consideramos superada”.

"Esto no tuvo nada que ver con las crisis que vivimos en el pasado. Tuvimos un equipo con las herramientas para superarlo", desdramatizó.

Sin embargo, luego añadió que “es muy importante reconocer el momento de nerviosismo que se vivió en sectores de la población. Hubo miedo, angustia”.



Enseguida, se enfocó en el tema central que su conferencia, el desbalance de las cuentas fiscales. “Tenemos que hacer un balance de lo que pasó y ver cuál es el problema central que tenemos los argentinos, que es el déficit fiscal. Estamos gastando como estado más de lo que tenemos”, afirmó.

"Es una carga para toda la sociedad y nos genera una vulnerabilidad, porque dependemos de que el mundo nos preste dinero", explicó y agregó que "el mundo decidió que la velocidad con que nos habíamos comprometido a reducir el déficit fiscal no era suficiente. Por eso tenemos que acelerar".

Además, para llevar adelante las políticas de ajuste Macir pidió un "gran concenso nacional". En este sentido evaluó que es necesario "sentarnos todos alrededor de la mesa y hacer un gran acuerdo para ver cómo equilibrar esta mochila sobre toda la sociedad. No más atajos, no más parches". Entre los participantes de ese consenso nombró a "oposición, empresariado, sindicalismo y organizaciones sociales".

Por otra parte, el Presidente reconoció que la reducción del déficit implicará ajustes y explicó por qué no se habían tomado este tipo de medidas anteriormente: "No siento que como sociedad podíamos enfrentar un ajuste profundo desde el primer día, como planteaban algunos".

Y mencionó como la causa primera de la crisis actual "lo mal que estaba" la situación de la administración pública que recibió en 2015 de parte del gobierno kirchnerista. "Creo que no hicimos un diagnóstico suficientemente duro de lo mal que estábamos", se excusó y dijo que el país estaba en un camino "como el de Venezuela".

Con respecto al avance de los precios, el Presidente señaló que "vamos a delegar, como corresponde, la responsabilidad e la baja de la inflación en el Banco Central".

"Ratifico que es fundamental bajar la inflación, porque es lo que más castiga a los que menos tienen y además es una traba al crecimiento. El objetivó fundamental de mi gobierno es crecer, generar oportunidades y federalmente, como estamos haciendo con el litio en el Norte, Vaca Muerta en el Sur y el turismo en todo el país", remarcó el Presidente.

El Presidente afirmó que la corrida cambiaria tuvo como base que "el mundo giró", por ello "el 3 de enero, el ministro (de Finanzas, Luis) Caputo tomó una parte importante del financiamiento del año".

"Por eso nos anticipamos a lo que iba a venir. El Fondo, del cual nunca nos fuimos, es una herramienta adicional que nos da más estabilidad. Vamos a poder reponerles el dinero que nos prestan. De eso se trata. Hay que bajar el déficit para demostrar que lo vamos a poder pagar", explicó Macri.

Además, tranquilizó que los técnicos del FMI "van a decir en qué punto podemos bajar el déficit, pero cómo lo hacemos, lo veremos nosotros".

"La responsabilidad de todos los dirigentes de sentarnos a una mesa a decidir cómo bajamos el déficit. El Fondo es una institución seria con la que se puede hacer buenos o malos acuerdos. Podemos ir al Fondo porque no tenemos nada que ocultar. Toda la información de nuestra. No tenemos bolsos en conventos", indicó.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.