Nahir Galarza lloró al escuchar su declaración del día que mató a su novio

La joven lloró cuando repasaron lo que contó de la madrugada fatal.




El día lunes comenzó el juicio de Nahir Galarza, acusada de haber asesinado de dos balazos a su ex novio Fernando Pastorizzo, en diciembre último en Gualeguaychú.

La joven se mostró tranquila a lo largo de toda la audiencia, pero hubo un momento de inflexión: al escuchar el relato que ella misma hizo de la madrugada fatal del 29 de diciembre de 2017, la acusada se quebró completamente.

Durante gran parte del juicio se la pudo ver muy relajada. Por momentos, sonreía. Se acarició permanentemente su largo y lacio pelo rubio, que llevó suelto como siempre que se presentó ante la Justicia. Con el cabello trataba de taparse la cara, para que no la vieran los periodistas que estaban ubicados enfrente a ella en la sala.



La chica tuvo que contestar varias preguntas sobre sus datos personales: nombre, edad, si estudia, que carrera cursa. Contestó a todo que sí, y aclaró que está en primera año de abogacía. Sólo vaciló cuando indagaron si estaba soltera: tardó unos segundos más en contestar afirmativamente.

Luego tuvo lugar la lectura de la imputación. Se leyeron las dos declaraciones que hizo Nahir: la primera, reconociendo que ella había matado a Pastorizzo, y la segunda, en la que pidió ampliar su declaración.

En el momento en que el Tribunal procedía a la lectura de ese relato, Nahir se derrumbó. No se la vio llorar, pero sí en la sala se oyeron claramente sus sollozos. Y la mujer policía que detrás de ella le acercó un pañuelo para que se secara las lágrimas.

El dato que la alteró fue el detalle de qué pasó entre ella y Fernando el 29 de diciembre. En su segunda declaración, la joven narró que Pastorizzo la había desbloqueado del WhatsApp. Fueron a la casa de los Galarza y allí tuvieron relaciones sexuales, pero luego el joven la trató de “zorra” y “puta” y le recriminó tener “relaciones con otros pibes”.

Al bajar salir de la casa, y siempre, según el relato de Nahir, Fernando la empujó, la tomó del pelo y la golpeó. El joven tomó el arma del padre de Nahir, policía, que estaba arriba de la heladera. “Mirá el fierro que tiene tu viejo”, le dijo. Ella le pidió que la dejara donde estaba, pero Pastorizzo se la metió en el bolsillo.

La pareja salió y se subieron a la moto de Fernando. “El empezó a ir a gran velocidad, me dio miedo”, contó Nahir. Y aseguró que al doblar en una esquina, la moto tambaleó y ella le sacó el arma. Entonces, dice, se le disparó por accidente.

La chica fue clara al decir “quedé como boba” por el ruido y se inclinó a ver cómo estaba su novio. Allí, afirma, volvió a dispararse el arma por accidente. Aturdida por lo que sucedió, cuenta, se fue a su casa.

Tras escuchar nuevamente su propio testimonio, Nahir tuvo la chance de declarar, pero se negó a hacerlo. El Tribunal optó por pasar a un cuarto intermedio. La chica abandonó de la sala y regreso a la Alcaldía, a la espera de que se reinicie la audiencia.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.