El jefe del Estado subrayó que “el cuidado va a ser más largo” en el tiempo, “el distanciamiento físico sostenido va a ser largo, el uso de tapabocas va a ser largo y algunas actividades no se van a llevar a cabo”.

Lacalle Pou

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, afirmó este lunes que los uruguayos se relajaron y retrocedieron “unos casilleros” en la lucha contra el coronavirus, tras un reciente brote en el departamento oriental Treinta y Tres cuando el país parecía a punto de quedar libre de la enfermedad.

“Nos relajamos un poco, lo vemos en las redes, en todos lados; retrocedimos unos casilleros”, dijo Lacalle Pou en conferencia de prensa en Treinta y Tres.



La nueva situación “nos obliga a poner pausa, a ir para atrás todo lo necesario; la verdad que lo hacemos con pesar pero es nuestro deber”, advirtió.

“Uno podía prever que si estábamos en el entorno de 12 casos (con la infección activa) y si seguíamos esa línea que no siguió, en un mes y medio o dos Uruguay podía levantar la emergencia sanitaria”, reflexionó el mandatario.

Lacalle remarcó que “obviamente, al día de hoy, esa idea queda naturalmente relegada por un tiempo”.

“El caso de Treinta y Tres nos sirve para todo el país; estuvimos festejando cero casos, estuvimos festejando un caso, pero resulta que de un día para otro tenemos 18 casos”, lo cual “nos da la clara señal de que esto no está ganado, que esto no está ni cerca”, indicó.

El jefe del Estado subrayó que “el cuidado va a ser más largo” en el tiempo, “el distanciamiento físico sostenido va a ser largo, el uso de tapabocas va a ser largo y algunas actividades no se van a llevar a cabo”.

El mandatario anunció además la suspensión de las clases en Treinta y Tres hasta el 3 de julio, la realización de controles sanitarios a quienes entren y salgan de la ciudad y de 1.000 testeos focalizados en el personal de la salud y del transporte.

Asimismo, aseguró que entre hoy y mañana se efectuarían hisopados a “todos” los contactos de los infectados detectados en la región, según el diario El Observador.

El brote en Treinta y Tres fue detectado este fin de semana y hasta anoche ya sumaban 14 casos, por lo que se había puesto en cuarentena preventiva a dos centenares de personas.

El primero de esos casos fue detectado el viernes, después de varios días en los que Uruguay casi no había registrado contagios nuevos y tenía poco más de 10 infecciones activas.

Sin embargo, el sábado ya sumaba 19 casos activos, que ayer ascendieron a 37.

Uruguay contabilizaba 876 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 25 personas fallecieron y 814 ya se curaron, según el último balance oficial, divulgado anoche.

Post a Comment