Francos se reúne con los gobernadores, en búsqueda de cerrar el pacto fiscal

Con la amplia agenda de incentivos que se pondrán sobre la mesa este jueves, la reunión del ministro del Interior Guillermo Francos con los 10 gobernadores de Juntos por el Cambio (JxC) va a marcar el ritmo de las reformas que se vienen. Con una pila de proyectos a la vuelta de la esquina que dependen de un reordenamiento tributario, el escenario es delicado, pero el oficialismo no considera otra alternativa más que un acuerdo sobre Ganancias.


Se espera que la Ley Ómnibus entre al Congreso nuevamente, con un acuerdo fiscal sellado, dentro de dos semanas. Sumado al Pacto de Mayo inmediatamente después, más el DNU 70/2023 y el paquete "anti-casta" en lista de espera, el avance legislativo dependerá de si en los próximos días el oficialismo consigue llegar a un consenso fiscal.







 




 


El capítulo se convirtió en la pulseada a ganar para avanzar con todas las reformas que anhela la gestión libertaria: mientras que las provincias presionan con un ´si no hay plata, no aprobamos la ley´, el Ejecutivo contraataca con ´si no nos aprueban las leyes, no hay playa´. Esté incluido como parte de la Ley, o en un apartado especial, todo depende de que esté.


Qué se podría lograr sin un acuerdo sobre Ganancias




Para el Gobierno no existe otra posibilidad más que llegar un acuerdo y, según le aseguraron a BAE Negocios fuentes de la cartera del Interior, no hay plan B. A pesar de que los gobernadores patagónicos se mostraron inamovibles en la negativa ante la restitución de la cuarta categoría del tributo de Ganancias, están confiados en que van a llegar a un consenso general: "No estamos analizando otro escenario", aseguraron.


En el mientras tanto, los legisladores siguen calentando motores, aun constituyendo comisiones. Un diputado del PRO cercano a los liberales consideró, en diálogo con este medio, que esperan que el DNU que rechazó el Senado se trate en la Cámara baja antes del Pacto de Mayo, que sucederá siempre y cuando se apruebe la Ley Bases y, por ende, se reforme el sistema tributario en consenso con los gobernadores.


Sin embargo, en el caso de que peguen un volantazo, igual ve con ojos de optimismo el futuro de las reformas. "Creo que es factible avanzar sin el pacto fiscal. Entiendo que van a venir en cuerpos separados, lo cual nos permite darle importancia que tiene cada tema. Pero un tema no nos puede condicionar al otro", agregó.


En este contexto, el jueves se llenó de expectativa. Según pudo confirmar este diario, todos los gobernadores de JxC asistirán a las 14.30, a excepción del jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, quien tiene pactada una reunión con el ministro de Economía a la misma hora con una agenda parecida: la coparticipación. En su lugar, la vicejefa Clara Muzzio se sentará con los gobernadores.


Los mandatarios provinciales que asistirán a la reunión, la cual fue originalmente programada para antes de la reunión con los norteños pero se pospuso para después de Semana Santa, son: Alfredo Cornejo (Mendoza), Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Ignacio Torres (Chubut), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Leandro Zdero (Chubut), Marcelo Orrego (Chubut), Carlos Sadir (Jujuy), Eduardo Valdés (Corrientes) y Claudio Poggi (San Luis).


Motosierra: los temas sensibles del pacto fiscal




Macri se cortó solo para combatir su propia batalla con el ministro Toto Caputo. Se trata de un reclamo por el recorte de los fondos a la Ciudad de Buenos Aires que el exjefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta había llevado a la Justicia, luego de que el expresidente Alberto Fernández restringiera del 3,5% de coparticipación que recibía a un 1,4%.


La Corte Suprema de Justicia definió que Nación debía otorgarle a la Ciudad un 2,95% diariamente de la coparticipación, pero Fernández incumplió la cautelar. Con todo, la deuda se acumuló a más de 500 mil millones de pesos, y ahora deberá salir de la billetera escatimosa del presidente Javier Milei.


Al ajuste del financiamiento a las provincias se sumó el DNU 280/2024. Entre sus disposiciones sobre el presupuesto, terminó por oficializar la eliminación de los anticipos que la Anses le mandaba a las provincias que no habían transferido sus cajas previsionales a la Nación.


En su frecuente intento de calmar las aguas, Francos aclaró que "las partidas están, se reasignaron a temas de partidas provinciales", pero a los gobernadores no les cayó bien la noticia. En la carpeta ya estaban archivadas la eliminación del Fondo de Incentivo Docente y el Fondo Compensador del Interior, que Torres, quien se espera esté presente en la reunión de este jueves, llevó a la Justicia.


El Gobierno espera recompensar este ajuste con la restitución de la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias, pero la letra chica de la reposición del tributo no les cierra: el piso que estableció Francos es de $1.200.000, lo cual impactaría fuertemente en el bolsillo de la clase media, y además aún continúan evaluando, según confirmó el ministro Francos en declaraciones a la prensa, si cobrarán el impuesto de forma retroactiva.

Comentá

Artículo Anterior Artículo Siguiente