Kevin Costner y el caso Horizon: un nuevo conflicto entre creadores y grandes estudio

El pasado fin de semana se estrenó en los EE.UU. la primera parte -de las cuatro planeadas- de Horizon-An american saga, gigantesco western escrito, producido, protagonizado y dirigido por Kevin Costner que tuvo su premiere en Cannes. Es una película independiente (de los estudios, aunque Warner la adquirió para ser distribuida globalmente) en la que Costner lleva gastados alrededor de 50 millones de dólares. Incluso antes del estreno la película estuvo bajo ataque de los medios vinculados a Hollywood. Exactamente lo mismo sucedió -sucede- con Megalópolis, la ambiciosa película de ciencia ficción de Francis Ford Coppola cuyo rodaje pagó de su propio bolsillo unos 120 millones de dólares. Nadie las quiere.










Megalópolis ha sido acusada de megalómana e incomprensible (puede confiar en lo que aseveramos aquí: no es incomprensible); la "megalomanía" también parece ser el pecado de Costner. Que ya tuvo un momento similar cuando producjo Waterworld, dirigida por Kevin Reynolds. Hoy casi todo el mundo cree que Waterworld, atacada desde cualquier ángulo posible durante el mismo rodaje, fue un fracaso. No fue así: triplicó su costo con el tiempo y, en su estreno, hizo números negros. Pero Costner ha cometido el pecado de hacer un western, un género mal visto (en la más amplia acepció  de "mal visto") por la agenda de la corrección política.


Entre otras críticas, se dice que Horizons "no termina" (se sabe que es sólo un episodio de una saga más larga) y quedan "tramas y personajes" colgados (ídem). Lo interesante es que todos estos detalles se conocían cuando Costner anunció el proyecto. Lo que parece indicar que tanto en su caso como en el de Coppola, el problema no es si las películas son buenas o malas, sino que se manejan por las suyas, por fuera del sistema de estudios, que se ha vuelto mucho más poderoso (económicamente) de lo que era en los años cuarenta o cincuenta, cuando un proceso antimonopolio obligó a las majors a deshacerse de sus salas. Hoy esa concentración se replica en las plataforma. 


El filme hizo 11 millones de dólares en su primer fin de semana, poco si se considera que costó 100 millones. "He vivido con las películas y lo que les sucede en su fin de semana de estreno", dijo Costner a Entertainment Weekly en una entrevista. "Si ponemos tanta presión en eso, estamos destinados a estar decepcionados. Estoy realmente feliz de que Horizon se vea como se supone que debe verse, y así es como se verá el resto de su vida". Es decir, el problema es que se apartó del streaming. Aquí se ve un nuevo conflicto entre creadores y plataformas que, sin dudas, tendrá más episodios en el futuro.

Comentá

Artículo Anterior Artículo Siguiente