La clase media se achica y recorta consumos y gastos

L a población por debajo de la línea de pobreza creció fuertemente en la Ciudad de Buenos Aires en el primer trimestre de este año, y alcanzó niveles récord de los últimos nueve años. Al mismo tiempo se dio un fenómeno inverso con la denominada clase media, que se achicó fuertemente y cayó a sus niveles mínimos desde que se llevan registros de este tipo.


Los datos fueron difundidos por la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño, en su informe sobre condiciones de vida correspondientes al período enero-marzo de 2024.


Según el relevamiento de ese organismo, el 35,1% de la población (alrededor de 1.083.000 personas) cayó bajo la línea de pobreza. La cifra es cinco puntos más alta que en el último trimestre de 2023 y casi 14 puntos mayor al registro de un año atrás. Se destaca también que el 44% de los niños, niñas y adolescentes (0-17 años) residen en hogares en condición de pobreza (300.000 personas en ese grupo de edad). Un año atrás, el porcentaje era de 34,7%.


Dentro de ese grupo, además, el 15,3% de la población (unas 471 mil personas) están bajo la línea de indigencia, lo que significa que no tienen ingresos suficientes para cubrir sus necesidades alimentarias.


 








 







Otro dato significativo es el visible achicamiento de la clase media, sector en el que históricamente se ubicaba a alrededor de la mitad de la población de la Ciudad. Según el informe difundido por la DGEyC, ahora sólo el 37,4% de la población (1.154.000 porteños) se encuentra en ese segmento. El número es el más bajo desde que se lleva a cabo este tipo de medición, en el año 2015.


Cuánto hay que ganar para no ser pobre




 




La estadística indica que se considera en condición de indigencia si los ingresos del hogar no superaban en mayo los 486.000 pesos; pobres, si no alcanzan los 860.000; no pobres vulnerables (es decir, en riesgo de caer en la pobreza), hasta $ 1.071.000; sector medio frágil, hasta $1.339.000; y clase media, entre ese valor y $4.287.000. A los que perciben mensualmente por encima de esa cifra se los considera sectores "acomodados".


 




Con el aumento del costo de vida también se incrementó la desigualdad 





"La expansión de los ingresos no resulta suficiente para mantener las condiciones de vida de la población en la comparación interanual. Los aumentos en los ingresos laborales quedan por debajo de la suba de los precios, pero quedan especialmente rezagados los ingresos no laborales, entre los que se incluyen las jubilaciones y pensiones", explica el informe.


 








 







"Dentro de la población total de la Ciudad de Buenos Aires, se destaca la reducción interanual en la porción correspondiente a los sectores medios y a los acomodados, que tocan sus mínimos históricos. Medida por niveles de ingreso, la clase media cae casi 18 puntos porcentuales respecto de su mejor registro, que fue el tercer trimestre de 2017", añade el documento.


 


Qué gastos recorta la clase media ante el ajuste 




 


Ante la caída del poder adquisitivo, la clase media comenzó a recortar consumos y redujo en especial el rubro de esparcimiento y salidas a restaurantes.


Las consultoras que relevan el consumo indican que nueve de cada diez eliminó viajes en taxi o aplicaciones de movilidad y opta por el transporte público o, si es cercano, bicicleta o caminata. También se imponen los sistemas de viajes compartidos o carpooling.


También, seis de cada diez dejaron de usar su auto o moto por los gastos de la nafta y los peajes, y los costos de mantenimiento del vehículo.


El 70% no pudo tomarse vacaciones, mientras que el 30% que viajó visitó, mayormente, destinos turísticos nacionales y sitios cercanos con gastos acotados para hacer rendir más el dinero.


 

Comentá

Artículo Anterior Artículo Siguiente