La deuda corporativa global, en nivel récord por las altas tasas de interés

No solamente los máximos dirigentes políticos y económicos de los países están esperando por estos días, a que comience la desescalada de tasas de interés por parte de los principales bancos centrales del mundo. Desde el sector corporativo también siguen atentamente lo que ocurra con la politica de tipos, ya que la ola de subas del costo del dinero para luchar contra la inflación global, impactó directamente en las finanzas de las empresas de todo el mundo.


Y es que en este contexto de costo del dinero en alza, las compañias a nivel mundial pagan tasas de interés récord mientras que sus deudas siguen aumentando, según estudios como el último Índice de Deuda Corporativa Global de Janus Henderson. El documento muestra claramente que en el período  2023/2024, el importe que las mayores empresas del mundo destinaron al pago de intereses se disparó un 24,4% en divisas constantes, mientras que los pagos a bancos y tenedores de bonos totalizaron la cifra récord de 458.000 millones de dólares, un aumento interanual de 89.000 millones de dólares.


Un dato destacable es que las empresas más endeudadas colectivamente son las de servicios públicos, con una sexta parte de la deuda neta total del mundo. Como si fuera poco, también vieron aumentar significativamente sus pasivos durante el año. Por países, la compañías de EE.UU., Francia y China y el Reino Unido fueron las que más deuda tomaron - por ejemplo, Engie en Francia aumentó significativamente sus inversiones, pero también sus dividendos, y como los gastos no fueron cubiertos por el flujo de caja, la compañía pidió dinero prestado para cubrir la diferencia-.


Los fabricantes de vehículos de Japón, EE.UU. y Alemania fueron los que más contribuyeron a la suba de la deuda corporativa mundial en 2023/2024, con cinco de los doce mayores aumentos de la deuda proviniendo de este sector, debido a que el fuerte crecimiento de las ventas incrementó la demanda de financiación.


 


Fusiones




Como resultado, Volkswagen se transformó en la empresa más endeudada del mundo durante el año, por primera vez desde 2020. Su gran cartera de financiación, así como su planta de fabricación, significan que también es la empresa más rica en activos.


Las fusiones y adquisiciones en el sector farmacéutico también fueron un motor importante, especialmente entre las empresas de EEUU. Se destaca la deuda adicional de 46.000 millones de dólares que sumó Pfizer al comprar Seagen, la mayor que cualquier empresa añadió a su balance durante el año.


La desaceleración cíclica de la minería y los productos químicos también supuso un aumento significativo del endeudamiento en esos sectores, mientras que, entre los industriales, las recompras de acciones y los dividendos fueron responsables de algunos de los mayores aumentos de la deuda neta de empresas individuales (por ejemplo, RTX y el grupo naviero taiwanés Evergreen Marine), aunque las adquisiciones y el gasto en inversión también influyeron.


Las empresas tecnológicas redujeron su deuda neta en 60.000 millones de dólares y la mayoría de ellas terminaron el año con efectivo neto en sus balances. El mayor aumento correspondió a Nvidia, seguida de cerca por la taiwanesa Hon Hai, y Cisco.


 


Listado




Samsung e Intel fueron las excepciones de acuerdo al estudio, que señala que la caída de los beneficios y los grandes gastos de inversión significaron una suma de efectivo más pequeña para la primera y un aumento de tres cuartas partes en el endeudamiento neto para la segunda.


Por otra parte, Amazon y los minoristas chinos Alibaba y PDD con un flujo de caja muy fuerte redujeron sus deudas. Los fuertes ingresos y el flujo de caja hicieron que Amazon, que era la empresa más endeudada del mundo el año pasado, bajara su endeudamiento neto en 17.300 millones de dólares.


Alphabet, propietaria de Google y perteneciente al sector de los medios de comunicación, siguió siendo la empresa más rica del mundo por octavo año consecutivo, aunque sus 81.000 millones de dólares de tesorería son una cuarta parte menos que en 2021, debido a las recompras de acciones por 170.000 millones de dólares realizadas en los últimos tres años, así como a las inversiones.


En todos los países emergentes, el número de empresas que aumentaron su endeudamiento fue ligeramente superior al de las que lo redujeron. China, Tailandia y México fueron algunos de los países en los que se redujo el endeudamiento.


 


Previsión




Por otra parte, la deuda neta de Brasil aumentó un 4,6%, en línea con la media mundial, tras un gran impulso de la empresa minera Vale para financiar inversiones, dividendos y recompras de acciones.


La suba más rápida se produjo en Japón, donde los aumentos de tipos desde niveles cercanos a cero han disparado los costos de los intereses en un 39%, por lo que ahora son más del doble que en 2020/2021. Los costos de intereses en Europa también aumentaron un 28% en moneda constante en 2023/2024, un segundo año consecutivo de aumentos rápidos. Las empresas de la región están pagando ahora una factura de intereses un 54% mayor que en 2020/2021.


Las empresas estadounidenses han tardado mucho más tiempo en sentir los efectos de la suba de los tipos de interés debido a una mayor financiación a largo plazo a través del mercado de bonos: tras escapar casi indemnes en 2022/2023, su factura colectiva de intereses se disparó en más de una quinta parte (+23%) en 2023/2024, ya que los bonos se refinanciaron constantemente a tipos de interés más altos.


Janus Henderson prevé que los niveles de endeudamiento sigan aumentando en 2024/2025, pero a un ritmo más lento, un 2,5% hasta alcanzar la cifra récord de 8,38 billones de dólares.


 


Normalización




"El fuerte aumento del gasto de las empresas en intereses en el último año marca un cambio radical en las finanzas corporativas. La tendencia es evidente en todas partes, pero es importante recordar que los costos del servicio de la deuda parten de una base históricamente baja, por lo que se trata de un proceso de normalización", señala Tim Winstone, gestor de Cartera del Equipo de Crédito Corporativo de Janus Henderson.


En tanto, remarca: "Aunque los tipos de interés oficiales de los bancos centrales empiecen a bajar este año, prevemos que las tasas de interés sigan subiendo por el momento, ya que las deudas antiguas continúan venciendo y refinanciándose a tipos más altos".


El alto nivel de tasas es uno de los factores por los cuales muchos países están viendo un fuerte aumento de las insolvencias empresariales, según el Informe Global sobre Quiebras de Dun & Bradstreet , que muestra que en 2023, las quiebras comerciales subieron en más de la mitad de los 45 países/regiones monitoreados.


De ellos, 14 registraron tasas de quiebra superiores a los niveles previos a la pandemia, incluidos los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Canadá.


El documento recalca que los tipos de interés siguen siendo elevados, especialmente en las principales economías desarrolladas, lo que mantiene los costos de endeudamiento altos y contribuye a condiciones de financiación restrictivas.

Comentá

Artículo Anterior Artículo Siguiente