Un fiscal intenta devolver a sus dueños 2.500 celulares robados

Fernando Fiszer, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 8, propuso encontrar a algunos de los dueños de los 2.500 celulares que secuestró tras una serie de allanamientos realizados el 4 de mayo.



Un fiscal trabaja para intentar devolverle a sus dueños originales unos 2.500 celulares robados que secuestró en una gran operativo realizado a principios de mes en tres galerías de la zona porteña de Once, y ya analiza 3.000 correos electrónicos que recibió su fiscalía de damnificados, informó la Procuración General de la Nación.

Se trata de Fernando Fiszer, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 8, quien puso a disposición de usuarios de telefonía móvil que hayan sufrido un robo, la casilla de correo infofiscalia8@mpf.gov.ar para intentar encontrar a algunos de los dueños de los 2.500 celulares que secuestró tras una serie de allanamientos realizados el 4 de mayo.

A través del sitio fiscales.gob.ar, la fiscalía de Fiszer agradeció a las personas que ya escribieron e informó que “actualmente se encuentran en la ardua tarea de entrecruzar los datos brindados en los más de 3.000 correos electrónicos recibidos, con la información de los equipos incautados”.

“Una vez que se haya avanzado en la tarea, desde la fiscalía comenzarán a contactar a los posibles propietarios para que puedan reconocer sus equipos y, eventualmente, recuperarlos”, indica el comunicado.

En caso de que alguien sospeche que su celular puede estar entre los equipos secuestrados, puede enviar un mail al correo de la fiscalía con la marca y modelo del aparato, el número de línea del usuario, la fecha del robo -tiene que haber ocurrido antes del 4 de mayo-, y es posible, el número de IMEI que es el código de identificación único e intransferible que tiene todo teléfono celular.

El fiscal Fiszer dirigió una investigación preliminar que determinó que en la cuadra de la avenida Corrientes al 2300, entre Pasteur y Azcuénaga, hay tres galerías -”De la Paz, Internacional y Brony's”-, donde funcionaban varios locales de venta de celulares y accesorios donde se comercializaban equipos robados.

Una de las claves de la investigación fue que varios damnificados que denunciaron el robo de sus celulares marca iPhone, desde el sitio iCloud y a través la aplicación “Buscar Mi iPhone”, determinaron antes de que el equipo sea apagado, que el último registro de geolocalización del aparato era la cuadra de la avenida Corrientes donde están esas tres galerías.

A pedido del fiscal Fiszer y con orden del juez en lo Criminal y Correccional 5, Manuel de Campos, el 4 de mayo por la tarde la Policía Federal realizó múltiples allanamientos en esos locales y se secuestraron los 2.500 celulares usados que se cree son robados y fueron reseteados para su vuelta al mercado.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.