Un cura mendocino llamó a "levantarse en armas" contra la educación sexual

El sacerdote Jorge "Pato" Gómez será investigado por "incitación a la violencia"



El Ministerio Público Fiscal inició ayer una causa de oficio “por instigación a la violencia” contra el sacerdote malargüino Jorge "Pato" Gómez que el domingo, en la celebración del 9 de Julio, instó a su pueblo a “levantarnos en armas” contra la educación sexual que se imparte a jóvenes “para defender a nuestras familias”.

El cura, conocido ya por sus reiteradas y polémicas declaraciones y actuaciones se refirió así a una jornada de educación sexual realizada en Malargüe el 30 de junio y cuya organización estuvo a cargo de la Municipalidad del departamento.

Desde el obispado de San Rafael, el sacerdote José Alvarez además de señalar que ya se le ha prohibido al cura hablar con los medios dijo que “evidentemente debe ser corregido y el obispo deberá ver cómo lo resuelve. Además se le prohibió al Padre hacer declaraciones a la prensa”. Esto fue aclarado por el mismo sacerdote cuando se intentó hablar con él.

La fuente judicial que informó sobre el inicio de la causa señaló además: “Como en el sur de la provincia hasta el 1 de agosto próximo rige el Código Procesal Penal anterior a la ley 6730, el fiscal Norberto Jamsech ha solicitado al juzgado de Instrucción de turno se aboque a la investigación”.

En su discurso el sacerdote dijo, entre otras frases: “Usaron penes de madera para que le pongan el preservativo, aquí, todos los (alumnos) secundarios de nuestras escuelas. ¿Eso es educación sexual? Eso es una ofensa a Dios, y tenemos que levantarnos en armas (contra la educación sexual en las escuelas), permítanme este mensaje porque amo Malargüe y amo la familia y tenemos que amarla todos”. Posteriormente invitó a los presentes a orar “pidiendo a Dios el perdón y la gracia”.

Pese a los esfuerzos realizados fue imposible hablar con el sacerdote Jorge Gómez quien se excusó amablemente de hacer declaraciones.

En tanto el vocero del Obispado, José Álvarez, habló del tema con Los Andes y dijo: “La frase del Padre ha sido de enojo y desordenado. Evidentemente debe ser corregido y el obispo deberá ver cómo lo resuelve. Además se le prohibió al Padre hacer declaraciones a la prensa”.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.