Final de la Libertadores: Lanús cayó 1-0 ante Gremio en la ida

El "Granate" aguantó hasta el final pero no pudo mantener el cero en su arco. La revancha se juega en siete días.



Lanús perdió cerca del epílogo el juego de ida por la final de la Copa Conmebol Libertadores por 1-0 ante Gremio de Porto Alegre, en el Arena do Gremio, pero buscará desquitarse y coronarse el miércoles próximo cuando asuma el rol de anfitrión en el Néstor Díaz Pérez, su Fortaleza.



El gol que llegó cuando Lanús parecía tener controlada la situación lo convirtió Cícero, a los 37 minutos del segundo tiempo, al anticiparse a Esteban Andrada, tras una asistencia de cabeza de Jael, y culminar así una escena que se originó en un pelotazo que lanzó Edilson.

El Granate irá precisamente ese miércoles con el apoyo de su parcialidad en procura de conquistar por primera vez en su historia el certamen más trascendente y codiciado de América a nivel clubes.



Lanús estuvo en el escenario brasileño a punto de quedar al borde de la gloria, porque el 0-0 hubiera sido un resultado muy alentador para sus intereses, pero tal vez fue demasiado conservador en el último tramo del cotejo y Gremio lo sorprendió en una situación práctica y aislada.

La mejoría de Gremio en la segunda mitad sólo consistió en ejercer una mayor presión con la finalidad de comprometer la salida prolija y la tenencia del balón por parte de los conducidos por Jorge Almirón.

En el primer período, Lanús tuvo dos chances interesantes, primero por una maniobra individual del uruguayo Alejandro Silva sobre la derecha que definió rasante, cruzado y potente Román Martínez, pero se lució Marcelo Grohe al estirarse y desviar el remate.





La otra oportunidad para los Granates en esa primera mitad se debió a un cabezazo de Diego Braghieri, pero otra vez tuvo una destacada intervención el arquero de los brasileños.

En el segundo capítulo, el Tricolor trató de quebrar el cero y la paciencia de Lanús, pero tuvo pocas ocasiones propicias, como un remate lejano de Bruno Cortez que Andrada levantó sobre el travesaño.

Pareció que todo terminaba 0-0, pero un pelotazo le permitirá a Gremio viajar a Buenos Aires con una ventaja, aunque dista de ser decisiva y hasta puede tomarse como leve. Ganar el primer chico por supuesto que es importante, pero la llave está abierta.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.