Francisco llamó a luchar "contra la plaga del femicidio" en América Latina

El Sumo Pontífice celebró una misa y tuvo palabras de aliento para el pueblo que fue víctima del fenómeno del "Niño Costero".

|

Francisco llamó a luchar contra la "plaga" del femicidio que golpea a América Latina, al final de una jornada en esta zona del norte del país que resultó la más calurosa de su gira.

"Quiero invitarlos a luchar contra una plaga que golpea nuestro continente: los numerosos casos de feminicidio. Y son muchas las situaciones de violencia que son mantenidas en silencio", advirtió, durante una celebración mariana por la Virgen de la Puerta, patrona de esta ciudad. "Los invito a luchar contra esta fuente de sufrimiento pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio de toda forma de violencia", exhortó.



Francisco decidió viajar hasta la "ciudad de la eterna primavera", la segunda del Perú, para llevarle su solidaridad después de haber sido víctima del fenómeno del "Niño Costero" en los primeros meses del 2017. El fenómeno consiste en un calentamiento extraordinario de las aguas del litoral que deriva en lluvias, con desborde de ríos normalmente secos, y aluviones en diversos lugares de su recorrido, llamados "huaycos", por su denominación quechua.

En una misa con clima de fiesta ante 200.000 fieles en la explanada de la playa de Huanchaco, Francisco tuvo palabras de consuelo.

El fenómeno del Niño es llamado así porque se produce en torno a la Navidad y es recurrente: se dio los dos últimos años. El efecto devastador de las lluvias se agudiza porque las personas, en su precariedad, instalan sus casas en el cauce de los ríos en épocas secas sin pensar en sus consecuencias. Y las consecuencias son terribles: según un informe del Instituto de Defensa Civil (Indeci) provocó un total de 101 fallecidos, 353 heridos, 19 desaparecidos, 141,000 damnificados y casi un millón de afectados a nivel nacional desde diciembre del 2016.

En su sermón, varias veces interrumpido por aplausos, el Papa también advirtió sobre la violencia organizada y el "sicariato", y la inseguridad que generan. Aludió así ya no a una tema coyuntural, sino estructural de Trujillo, donde operan mafias que no sólo asesinan, sino también cobran "cupos" -impuestos mafiosos-, para dar protección a comerciantes, empresarios, taxistas y hasta a familias, para que a sus hijos no les pase nada. Y mencionó la falta de oportunidades educativas y laborales, la falta de techo seguro para tantas familias forzadas a vivir en zonas de alta inestabilidad y sin accesos seguros, "así como tantas otras situaciones que ustedes conocen y sufren, que como los peores huaicos destruyen la confianza mutua tan necesaria para construir una red de contención y esperanza".

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.