Bolsonaro se une a Chávez, Perón y otros militares electos en las urnas



El capitán Jair Bolsonaro, elegido hoy presidente de Brasil, engrosa la lista de militares que llegaron al poder por el voto popular, que entre muchos otros incluye al general argentino Juan Domingo Perón y al teniente coronel venezolano Hugo Chávez.

Aunque América Latina es una de las regiones del mundo que más sufrió con las dictaduras, también ha tenido decenas de presidentes militares elegidos democráticamente, aunque la gran mayoría gobernó en el Siglo XIX o en la primera mitad del Siglo XX, y unos pocos lo hicieron en el Siglo XXI.

Bolsonaro, a diferencia de casi todos, llega al poder en Brasil con una fórmula puramente militar completada por el general Hamilton Mourao, que como el presidente electo es de la reserva del Ejército, y con un discurso que enaltece la dictadura militar que imperó en el país entre 1964 y 1985.

Asimismo, prometió que al menos la tercera parte de sus ministros será de las Fuerzas Armadas, con lo que su Gobierno adoptaría un carácter cívico-militar inusual en las democracias latinoamericanas.

Brasil no elegía un gobernante militar desde 1945, cuando ganó las elecciones el mariscal Eurico Gaspar Dutra, quien gobernó entre 1946 y 1951.

El presidente electo ahora es el oficial de más baja graduación entre una enorme mayoría de generales que gobernaron en la región y, como el fallecido Chávez, fue paracaidista del Ejército.

El antecedente inmediato de Bolsonaro es el general Otto Pérez Molina, elegido en 2011 como presidente de Guatemala y que renunció en 2015 presionado por acusaciones de corrupción que le llevaron a prisión.

Antes de Pérez Molina, Guatemala había elegido democráticamente a cinco militares, como México durante el Siglo XX, y un número sólo superado por El Salvador, que tuvo siete, aunque en comicios en su época considerados amañados en medio de sucesivos golpes de Estado.

Argentina, un país marcado por dictaduras como El Salvador, tuvo cuatro presidentes militares electos en el Siglo XX y uno de ellos fue Perón, quien llegó al poder en 1946, fue reelegido en 1951 y derrocado cuatro años después.

En 1973, tras casi dos décadas de exilio, volvió a ganar en las urnas y falleció un año después, pero el "movimiento peronista" aún es uno de los fieles de la balanza política argentina.

Durante el Siglo XX, Perú tuvo dos militares elegidos en las urnas. El comandante Luis Sánchez Cerro, quien ejerció entre 1931 y 1933, y luego el general Manuel A. Odría (1950-1956).

En el Siglo XXI se volcó nuevamente por un uniformado y eligió al comandante Ollanta Humala, quien gobernó entre 2011 y 2016.

También Paraguay tuvo dos presidentes militares electos durante las últimas décadas. Uno, el mariscal José Félix Estigarribia, héroe de la Guerra del Chaco y quien gobernó entre 1939 y 1940, cuando murió en un accidente aéreo.

El último fue el general Andrés Rodríguez, quien asumió primero en forma provisional tras derrocar a su consuegro Alfredo Stroessner en 1989, para poner fin de una dictadura que se mantenía desde 1954.

Tres meses después del golpe, Rodríguez ganó las elecciones y le dio carácter constitucional a su Gobierno, que ejerció hasta 1993.

República Dominicana y Venezuela son dos de los países que, junto con Bolivia, Chile, Ecuador y Uruguay, solo eligieron un presidente militar en tiempos modernos.

Bolivia optó en las elecciones democráticas de 1997 por el general Hugo Banzer, quien ya había gobernado de facto entre 1971 y 1978 y dimitió en 2001, enfermo de cáncer.

En Chile, que entre 1974 y 1990 estuvo bajo la férrea dictadura de Augusto Pinochet, el general Carlos Ibáñez del Campo había ganado dos veces en las urnas y gobernado entre 1927-1931 y 1952-1958.

En Uruguay, fue el general Óscar-Diego Gestido Pose, elegido en marzo de 1967, pero que falleció en diciembre de ese mismo año. En Ecuador, el único fue el coronel Lucio Gutiérrez, quien asumió en 2003 y acabó destituido dos años después.

Los casos de República Dominica y Venezuela son diferentes. Han tenido apenas un presidente militar elegido en las últimas décadas, pero en ambos casos se podría decir que valieron por muchos.

El general dominicano Rafael Leonidas Trujillo, que inspiró la novela "La fiesta del chivo", del peruano Mario Vargas Llosa, llegó al poder mediante un golpe en 1930, mantuvo las elecciones previstas para ese mismo año y ganó en las urnas, pero en medio de la represión impuesta por su régimen.

Gobernó a través de validos entre 1938 y 1942, cuando fue elegido nuevamente, y retuvo el poder a través de "títeres" hasta que fue asesinado, en 1961.

Chávez ganó las elecciones de 1998 en un clima de descomposición de la política tradicional similar al que vive hoy Brasil. Reelegido en 2001 y 2007, gobernó hasta 2013, cuando falleció víctima de un cáncer.

Su impronta, sin embargo, se mantiene y el "chavismo" sigue en el poder con Nicolás Maduro, quien como su mentor adoptó las líneas del llamado "Socialismo del Siglo XXI" y ha sido acusado de prácticas autoritarias, como las que la izquierda brasileña teme que pueda implantar Bolsonaro, aunque en este caso desde la ultraderecha. EFE

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.