En menos de una semana La Cámpora tuvo que emitir su tercer comunicado vinculado a las denuncias por casos de abuso sexual y violencia de género radicadas por actuales y exmilitantes. La agrupación kirchnerista reconoció estas situaciones, adelantó que se separarán de sus funciones a los acusados y culpó a los medios de comunicación de generar un "aprovechamiento político".

"Ante la recepción y toma de conocimiento de cualquier hecho de violencia en todas sus formas, ejercido por un integrante de la organización se le quitan las responsabilidades políticas y se lo aparta preventivamente de todos los ámbitos de militancia, mientras dure todo el proceso", confirmó la agrupación política dirigida por Máximo Kirchner.


También les recordaron a sus militantes que es "en la organización política donde se deben atender las necesidades y construir respuesta colectivas, y no en los medios de comunicación".

Los casos se fueron multiplicando con el paso de las horas e incluso, a través del comunicado, hicieron un repaso en el avance de algunos de ellos. "Nicolas Roó quien militaba en La Cámpora La Pampa fue expulsado de la organización y se demandó la renuncia al cargo de director de la Casa de la Juventud", especificaron.

Sobre Gustavo Matías, exresponsable del distrito de Vicente López y quien recibió graves denuncias públicas por varias mujeres que militaron en su momento en la organización, reconocieron: "Ya había sido separado de la estructura política, por diversas causas hace años, y estamos comprometidos a acompañar a todas las mujeres que sufrieron violencia por su parte o dentro del esquema que él conducía".

A partir de la denuncia pública contra Jorge Romero, senador provincial y que hasta ese momento se desempeñaba como responsable político de la Provincia de Buenos Aires, la organización definió quitarle "todas las responsabilidades políticas dentro de la organización, y no puede participar en los espacios de militancia".

Lejos de hacer una autocrítica plena, La Cámpora aprovechó la oportunidad para darle una cuota de responsabilidad a los medios de comunicación por las denuncias que salieron a la luz. "No podemos desconocer la operación mediática montada como un aprovechamiento político de los grupos de poder a quienes nada les interesa la integridad de las mujeres", expresó la carta de la agrupación presidida.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente