A diez días del inicio del segundo mandato de Nicolás Maduro, fuerzas militares de Venezuela detuvieron ayer por la madrugada a un grupo de oficiales de la Guardia Nacional que se sublevaron, y tomaron un destacamento militar al norte de la capital del país.

El Ministerio de la Defensa anunció en un comunicado que fueron “capturados” un grupo de militares rebeldes, a los que llamó “asaltantes”, en una unidad especial de seguridad de la barriada pobre de Cotiza, al norte de Caracas.

El anuncio se realizó luego de la difusión de videos en los que un hombre, que se identifica como el sargento Wandres Figueroa, se dirige al “pueblo de Venezuela”, dice estar en contra del “régimen, el cual desconocemos completamente” e insta a sus compatriotas a que salgan a las calles para mostrar apoyo a su rebelión. En Cotiza se podía ver ayer a un pequeño grupo de residentes golpeando ollas y sartenes, quemando basura y arrojando piedras a los oficiales de policía estacionados frente al puesto de la Guardia Nacional.

El ejército -pilar principal sobre el que se sostiene el gobierno de Maduro- sostuvo oficialmente que la sublevación estuvo motiviada por grupos de extrema derecha y que todas las armas robadas fueron recuperadas. “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) rechaza categóricamente este tipo de actos, que con toda seguridad están motivados por oscuros intereses de la extrema derecha”, señaló el comunicado.

El ministro de Defensa Vladimir Padrino López envió un mensaje por Twitter prometiendo duros castigos para los guardias sublevados: “Quien ultraje sus armas con infames vicios será castigado con todo el peso de la ley”, escribió.

Hace días que desde de la oposición -con gran respaldo internacional- se impulsa que el jefe de la Asamblea nacional (el Parlamento), Juan Guaidó, sea designado presidente interino. El legislativo, incluso, ya aprobó una amnistía para lo militares que “defiendan la Constitución”.

Guaidó reiteró ayer que la Asamblea se compromete a brindar todas las garantías necesarias a los miembros de la Fuerza Armada que contribuyan con la restitución de la Constitución”. “La cadena de mando está rota por la usurpación del cargo presidencial”, aseguró el líder opositor.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente