El exrojo Leandro Fernández puso arriba al Fortín en Avellaneda, pero el anfitrión logró el 2-0 definitivo a través de Silvio Romero y Pablo Pérez.



Independiente demoró aproximadamente media hora en acomodarse en el partido y Vélez se lo hizo pagar. De todas formas, el equipo de Avellaneda supo reaccionar a tiempo, revirtió el resultado y logró una valiosa victoria por 2-1 que le permite acercarse a la clasificación para la Copa Sudamericana 2020.

El inicio del encuentro fue un tanto desalentador para el Rojo, porque estuvo dubitativo y se dejó llevar por el nerviosismo del público en el estadio Libertadores de América.

Sin embargo, a medida que Vélez retrocedió en el campo de juego después de ponerse en ventaja por intermedio de Leandro Fernández, Independiente logró avanzar y comenzó a complicar al conjunto de Liniers.



El complemento, definitivamente, fue todo del elenco que conduce Ariel Holan, que dio vuelta el partido con goles de Silvio Romero y Pablo Pérez, acumuló 35 puntos y se metió en el corazón de la zona de acceso a la próxima Sudamericana, además de ubicarse dos puntos por debajo de Vélez.

Desde el cambio de actitud se explica el triunfo de Independiente. Un éxito que llega en un momento por demás oportuno, porque este miércoles debutará en la actual edición de aquella competencia continental, como local ante Binacional de Perú.

El equipo de Gabriel Heinze mostró mayor concentración en los primeros instantes y gracias a ello alcanzó la apertura del marcador.

Agustín Bouzat estuvo atento a un error compartido entre Fabricio Bustos y Juan Sánchez Miño, recuperó el balón con el Rojo desarticulado en defensa, y le cedió a Leandro Fernández la oportunidad de cumplir con la ley del ex, a los 7 minutos.

Vélez se mostró más seguro en el traslado del balón hasta los 30, pero careció de profundidad. Apenas el vértigo que le otorgó en ofensiva Matías Vargas, y no mucho más.

El local, con el nerviosismo de su gente a cuestas, de a poco tomó las riendas del juego pero no complicó a Lucas Hoyos hasta los 30, con una atropellada de Sánchez Miño.

El último cuarto de hora fue básicamente de Independiente, para enojo de Gabriel Heinze.

Lucas Hoyos se esforzó para sacar por un costado un cabezazo de Silvio Romero y el paraguayo Cecilio Domínguez pasó cerca con un tiro libre. Independiente sufrió en ese tramo el mismo déficit de todo este año, la falta de puntería.

El Rojo comenzó a dar vuelta la historia a los 10 del complemento, con una buena acción personal dentro del área de Silvio Romero, quien dejó en el camino a Hernán De La Fuente con un regate y definió con un bombazo de zurda para establecer el empate.

El resistido Pablo Hernández, de contragolpe, estuvo a punto de volcar el juego para el lado del local, objetivo que cumplió Pablo Pérez, siete minutos antes de llegar al tiempo reglamentario.

Un tiro libre de Fernando Gaibor se estrelló en el travesaño y Emanuel Brítez devolvió la pelota hacia el centro para el ingreso del ex volante de Boca, quien puso el 2-1.

Independiente celebró así un merecido triunfo en su último partido como local en la Superliga. En la próxima fecha, intentará cumplir uno de los objetivos para este año como visitante ante Rosario Central.

Lo mismo tratará de hacer Vélez, en el encuentro que jugará en el estadio José Amalfitani ante Lanús.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente