Con un gol en contra de Acevedo y otro tanto de Romero, el Rojo se impuso por 2-0 en el Libertadores de América al urgido Sabalero.



Independiente superó esta noche 2-0 a un débil Colón de Santa Fe, en el estadio Libertadores de América, y consiguió la recuperación, después de haber tenido varios días turbulentos debido a la derrota con Estudiantes y la eliminación en la Copa Sudamericana.



El resultado quedó corto por la superioridad que hubo entre los dos equipos. Con las figuras de Pablo Pérez y Domingo Blanco, Independiente logró los goles por una conquista en contra de Lucas Acevedo y un acierto en el final de Silvio Romero.

En consecuencia, el Rojo sumó su segunda victoria en la Superliga y quedó a cuatro unidades del líder San Lorenzo, con su partido con Newell’s Old Boys por disputar.

El Rojo salió ambicioso y con un desequilibrante Palacios, además de un buen despliegue en la zona media de Pérez, quien avanzó permanentemente.

La apertura llegó a los 12, por medio de un desvío de Acevedo, en contra, al ir a disputar una pelota con Barboza, tras un córner desde la izquierda.

Independiente la manejó bien después, pero le faltó profundidad para estirar la brecha ante un conjunto santafesino que recién a los 38 puso en aprietos al uruguayo Campaña, con un cabezazo del colombiano Morelo que se fue apenas afuera.

En el inicio del complemento, el oriental Silva, de tiro libre, hizo estirar a su compatriota Burián contra un poste. Otra vez apareció la figura del arquero sabalero en 15, al sacarle un zurdazo a Sánchez Miño, después de un desborde por derecha de Blanco.

Colón dependió de alguna avivada del Pulga Rodríguez, quien a los 20 aprovechó una distracción de Campaña con sus defensores y definió apenas afuera.

Bustos y Blanco fueron las figuras de Independiente en el segundo período, por un carril derecho en el que Colón no tuvo contención. A los 27, Bustos recibió de Pérez, se metió en el área y salvó justo Olivera.

Cuatro más tarde, Pérez habilitó a Silvio Romero, quien tocó de zurda y por poco la pelota se le mete a Burián.

En los minutos finales, Colón arriesgó con el ingreso de más delanteros, pero le faltaron ideas para inquietar al dueño de casa.

El segundo del Rojo llegó a los 49, con un cabezazo de Silvio Romero, quien le puso el moño a una buena producción del equipo de Beccacece.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente