Con goles de Casco, Nacho Fernández de penal, Palacios y De la Cruz, el Millonario firmó un 4-0 perfecto en Parque Patricios para ponerse a dos puntos de la cima.



River Plate dio cátedra esta noche en el Palacio Tomás Adolfo Ducó y goleó a un flojísimo Huracán por 4 a 0, en el marco de la sexta fecha de la Superliga.

Milton Casco, Ignacio Fernández, de penal, Exequiel Palacios y el uruguayo Nicolás De la Cruz fueron los autores de los goles del Millonario y los puntos más altos de un equipo que hizo lo que quiso con un Huracán que sigue sin encontrar el rumbo.



El triunfo después de dos jornadas le permitió a River descontarle al líder San Lorenzo y quedar a sólo dos puntos de la cima. En tanto, la producción de Huracán fue muy pobre y llegó a cuatro encuentros sin victorias.

El arranque fue a puro énfasis para Huracán, con presión y tratando de ahogar a River. A los 10 minutos, Chávez pidió el cambio por un problema en la rodilla y a partir de allí, al Globo le faltó presencia en el área y conexión entre líneas.

De a poco, River fue adueñándose del partido, de la mano de Nacho Fernández y las triangulacones con Palacios y el uruguayo De la Cruz.

En su primera jugada a fondo, el Millonario rompió la paridad, en 14 minutos: Nacho Fernández le metió por derecha un gran pase en profundidad a Suárez, quien llegó al fondo y tiró un envenenado centro atrás para la solitaria llegada de Casco. El lateral izquierdo fusiló al paraguayo Silva y anotó el 1-0.

A partir de allí, cada avance de River fue una amenaza para Huracán, como pasó a los 23, con un derechazo de Palacios que tapó bien Silva, o a los 28 con otra buena respuesta del guardavalla guaraní contra un bombazo de Suárez.

El Millonario llegaba con más frecuencia y a la media hora, Fernández quedó solo ante Silva, después de otra gran jugada ofensiva, y luego del disparo, Bareiro levantó su brazo y cometió penal. Lamolina lo cobró y Fernández, de gran ejecución, decretó el 2-0.

Huracán sintió el golpazo y salvo algunos piques de Garro, no tuvo respuestas. River continuó con su buen manejo y en tiempo adicionado consiguió el tercero. Otra vez la jugada se gestó por la derecha y luego de un rechazo del arquero Silva, Palacios le pegó desde fuera del área y convirtió uno más para los dirigidos por Gallardo, en una etapa inicial de alto vuelo.

En el complemento, Vojvoda introdujo a Calello en la zona media por Faravelli para contener un poco más, pero River le respondió con el cuarto gol. Se jugaban 4 minutos, cuando Casco otra vez encaró a toda velocidad por el medio y habilitó por izquierda al colombiano Santos Borré, quien cedió al centro para la llegada y toque al gol del uruguayo De la Cruz, jugador que se golpeó con el palo después de la definición.

Con el partido ya definido, Gallardo movió el banco, ingresaron Pratto y Scocco, y el resultado no fue más abultado porque River falló en la definición, ante un aturdido Huracán.

El Millonario estuvo inspirado y volvió a demostrar su solidez ante un Huracán sin respuestas, que lo padeció y que se retiró en medio de fuertes silbidos.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente