El cómputo online del Tribunal Supremo Electoral (TSE) le da el triunfo al presidente boliviano Evo Morales frente al centrista Carlos Mesa, en la primera vuelta de los comicios celebrados el domingo pasado, con el 99,81% de los votos escrutado.



Este jueves por la tarde, pasadas las 17.30, el cómputo del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia dio por ganador de las elecciones al presidente Evo Morales en primera vuelta.

De acuerdo a la página electrónica oficial del TSE, el presidente boliviano obtiene el 47,07% de los votos, inalcanzable para Mesa que suma 36,52%, con el 99,83% escrutado.

Desde el domingo por la noche, cuando el Tribunal divulgó los primeros resultados, el escrutinio estuvo envuelto en una gran polémica. Luego de que el lunes se suspendiera por varias horas el recuento provisorio, el proceso electoral recibió varias denuncias de fraude tanto de la oposición como de varios países y organismos internacionales.

Evo Morales, aunque no contaba con los resultados definitivos, había asegurado en las últimas horas que ganaría en primera vuelta. “Una buena noticia (...) Ya ganamos en la primera vuelta”, dijo este jueves en una rueda de prensa, cuando todavía no había culminado el escrutinio.

Mesa, por su parte, denunció un “fraude escandaloso”, por lo que reunió a dirigente políticos y sociales, y llamó a movilizarse por el balotaje.

Dirigentes cívicos, sociales y políticos lanzaron el mediodía de este jueves en La Paz la Coordinadora de Defensa de la Democracia en la que pidieeron a los bolivianos a mantenerse movilizados en las calles hasta que se convoque a la segunda vuelta electoral.

En su primer documento, los dirigentes consideraron que “la voluntad del pueblo boliviano, expresada en las urnas el 20 de octubre, estableció el mandato de resolver la elección presidencial en una segunda vuelta, tal como establecieron las empresas que realizaron el conteo rápido de votos y lo ha ratificado el informe de la Misión de Observación Electoral de la OEA”.

Acusaron asimismo al MAS de Evo Morales de ejecutar “un gigantesco fraude electoral” y a las autoridades electorales de “llevar a cabo un proceso plagado de irregularidades”.

Ante este panorama, que incluyó violentas protestas contra el Tribunal, tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) como la Unión Europea (UE) sugirieron que se debía convocar a una segunda vuelta.

A través de un comunicado remitido este jueves por el Servicio Europeo de Acción Exterior, el bloque manifestó sus expectativas de que el gobierno de Evo Morales “resuelvan la situación respetando la voluntad del pueblo, la credibilidad del proceso electoral y preservando la estabilidad social”.

En su discurso de este jueves, el mandatario respondió las acusaciones asegurando que éste “es el mejor momento de Bolivia en democracia” e insistió en que está en marcha un golpe de Estado: “Tenemos pruebas para demostrar el golpe de Estado".

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente