#Brexit: crece la tensión en Escocia por una posible independencia

La ministra escocesa, Nicola Sturgeon, acusó a la premier británica, Theresa May, de "intransigencia"porque Londres no tiene en cuenta a esa región.



La primera ministra británica, Theresa May, tiene una postura clara respecto a que "no debería" haber un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia, manifestó Greg Swift, un vocero de Downing Street.

El gobierno británico no ha ocultado la preocupación de que la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, utilice el comienzo del "Brexit" para exigir otro voto sobre el futuro de Escocia, tras el primer plebiscito celebrado en septiembre de 2014, en el que los escoceses rechazaron la independencia de la región.

Las declaraciones del vocero a la agencia Bloomberg -recogida por ANSA- se produjo en una jornada en la que el diario The Times atribuyó a May el temor a que Sturgeon tenga la intención de convocar próximamente un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia, en coincidencia con el inicio previsto en marzo del procedimiento para el "Brexit", la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

"Forzar a Escocia al Brexit sólo aumentará el déficit democrático", escribió por su parte Sturgeon para el diario Daily Record. Consideró que "ser arrastrados fuera de Europa contra nuestra voluntad por un gobierno conservador de derecha, inclinado hacia un catastrófico y duro 'Brexit', es un ultraje democrático".

Sin declarar abiertamente una decisión de lanzar un nuevo proceso independentista, los planteos de Sturgeon parecen insinuarlo.

El "Brexit" perdió el referéndum en el antiguo reino independiente de Escocia, donde el "Remain" (permanecer) lo derrotó en todos los distritos.

El diario conservador The Times recordó que la premier tiene la posibilidad de rechazar la consulta, pero una decisión de este tipo amenaza con provocar una crisis constitucional propiamente dicha y también el resquebrajamiento del Reino Unido.

"Si se produce un referéndum por la independencia, no será por la mala fe del gobierno escocés, sino por la intransigencia del gobierno del Reino Unido", escribió Sturgeon en el diario The Times.

Si bien consideró que aún "no es demasiado tarde" para que el Gobierno de May cambie el rumbo de las cosas, "el tiempo se acaba".

Sturgeon dijo que el voto de Gran Bretaña para abandonar la Unión Europea cambió el panorama de Escocia que en 2014 celebró un referéndum por su independencia y en el que los escoceses votaron por un margen de 10 puntos para seguir formando parte del Reino Unido.

Sin embargo, mientras que en el pasado referéndum de junio sobre el Brexit, los ciudadanos de Inglaterra y Gales apoyaron firmemente la salida de la UE , los escoceses respaldaron fuertemente permanecer dentro del bloque comunitario.

"Aceptamos, con reticencia, que saldríamos de la Unión Europea (UE), pero pedimos que el Reino Unido permaneciera en el mercado único o, si eso no fuera posible, que buscara como parte de su negociación un resultado que permitiera a Escocia hacer eso y acordar reequilibrar poderes en todo el país para tener en cuenta un escenario post-brexit y permitir a Escocia tomar decisiones diferentes", afirmó Sturgeon.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.