Lázaro Báez se negó a responder preguntas y pidió la nulidad de la acusación



El empresario Lázaro Báez se negó hoy a responder preguntas al ser indagado en la causa por presunto lavado de dinero en el marco de los negocios con la obra pública durante el kirchnerismo y pidió la nulidad de la audiencia que le tomó el juez federal Sebastián Casanello.

En una nueva indagatoria ante el juez Casanello y en compañía de sus abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, el empresario optó por no responder preguntas, aportar un escrito de 60 carillas y pedir la nulidad de la indagatoria.

Báez fue indagado por una presunta maniobra de lavado de dinero generada a raíz de los negocios de obra pública de los que fue beneficiado, por pedido de la la Cámara Federal.

El empresario, fuertemente custodiado, con chaleco antibalas y casco, fue trasladado al juzgado e imputado por el lavado de dinero de unos 60 millones de dólares en la causa.

Mediante un escrito, Báez pidió que se aparte a la Unidad de Información Financiera (UIF) de la causa, de la cual es querellante, a raíz que presentó en la causa documentación basada sólo en informes de inteligencia y sin haber sido corroborado aún en los exhortos.

En ese sentido, Báez desconoció esa prueba que da cuenta que lavó activos por 60 millones de dólares y el dinero transitó en cuentas de las cuales eran beneficiarios sus cuatro hijos, también imputados.

Además, el juez imputó a Báez el haber sido parte de un "entramado societario, para realizar operaciones de lavado de dinero" con fondos ilegítimos que fueron depositados en bancos de Suiza.

Báez fue el último de la ronda de indagatorias que fijó el juez Casanello tras la orden de la Cámara Federal de que investigue las maniobras de lavado de dinero generadas por los negocios de la obra pública durante el kirchnerismo, a raíz que el empresario fue uno de los más beneficiarios con las licitaciones.

En las últimas semanas, el juez le tomó indagatoria además a los hijos de Báez, al abogado Jorge Chueco, el contador Daniel Pérez Gadin, así como al financista Elaskar y a Leonardo Fariña, este último la expareja de la modelo Karina Jelinek.

Báez ya cuenta con dos procesamientos por lavado de dinero, uno producto de la evasión tributaria y el otro por el dinero que trajo desde Suiza para comprar la financiera SGI más conocida como "La Rosadita".

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.