La Ruta del dinero K: el juez Casanello elevó la causa a juicio oral

No incluyó a Cristina Kirchner. Lázaro Báez será juzgado junto a sus cuatro hijos, Leonardo Fariña, Federico Elaskar y Fabián Rossi, entre otros.



El juez federal Sebastián Casanello dio este viernes por cerrada la instrucción y elevó a juicio oral la causa contra Lázaro Báez y otros imputados por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, por la cual el empresario santacruceño, titular de la firma Austral Costrucciones, está detenido en el penal de Ezeiza desde abril de 2016.

Según consigna el Centro de Informaciones Judiciales (CIJ), dependiente de la Corte Suprema, la resolución del magistrado incluye a 25 personas que habían sido procesadas por lavado de dinero agravado.

Entre los acusados que serán sometidos a un proceso oral y público se encuentran los cuatro hijos de Báez –Martín Antonio, Leandro Antonio, Luciana Sabrina y Melina–; el financista Federico Elaskar, el valijero Leonardo Fariña, su abogado Jorge Checo y su contador Daniel Pérez Gadín.

Casanello tomó esta medida tras evaluar el pedido formulado por el fiscal federal Guillermo Marijuán, el 24 de noviembre pasado.

El fiscal había solicitado en su resolución incluir a la ex presidenta Cristina Kirchner, pero el magistrado lo desestimó y no la incluyó.

La ex presidenta hasta el momento no fue citada en este expediente. Esta semana, el juez ordenó medidas para investigarla.

De acuerdo con Casanello, los millones que lavó Báez tienen origen en la asignación delictiva de obra pública que investiga el juez Julián Ercolini, que procesó a la actual senadora, junto con Báez, acusada de asociación ilícita y fraude.

Casanello ya había hecho el intento de elevar el expediente a juicio oral, pero la Cámara Federal porteña se lo impidió al considerar que le faltaba una instancia determinante: la vinculación de la ruta del dinero K con la causa donde se investiga la defraudación al Estado a través de la obra pública.

La Sala II entendió que esos flujos millonarios de fondos que recibió Báez en contratos viales son el “delito precedente”. Parte de ese dinero se volcó a la maniobra delictiva de blanqueo.

Después de realizar una vez más las indagatorias, Casanello procesó por tercera vez al empresario K el 25 de agosto último con un embargo de 600 millones de dólares.​ La medida cautelar incluyó, por la misma cifra, a Austral Construcciones y otro conjunto de empresas que intervinieron en la maniobra de lavado de activos.

Sin descartar que el patrimonio de Báez se incrementó sustancialmente entre 2010 y 2013: hoy suma más de 420 propiedades por un valor que asciende a los 2.547 millones de pesos.

El delito atribuido en este “procesamiento conglobante” fue por “integrar una banda dedicada a lavar dinero entre 2010 y 2013 agravado por la habitualidad”.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.