Masivo adiós a De la Sota en Córdoba



Los restos del exgobernador de Córdoba José Manuel de la Sota fueron velados a cajón cerrado a lo largo de toda la jornada de ayer en el Centro Cívico del Bicentenario de la provincia, con la presencia de referentes políticos locales y nacionales.

La ceremonia, que comenzó a las 9 de la mañana y fue abierta al público en general, se prolongará hasta las 11 de hoy, cuando el cuerpo del dirigente peronista sea trasladado al panteón familiar.



En el velatorio de De la Sota se encontraban, entre otros, el actual mandatario local, Juan Schiaretti, junto a su esposa, Alejandra Vigo.

"Quise colocar en su féretro la banda de gobernador de la provincia de Córdoba que él me colocara a mí cuando asumí en diciembre para que lo acompañe en su viaje final hacia el cielo, donde seguramente estará acompañando y velando por los cordobeses y los argentinos", comentó el gobernador.

Visiblemente emocionado durante un corto encuentro con periodistas en la entrada del Centro Cívico, Schiaretti se despidió así de su "amigo y compañero de toda la vida".



"Dio toda por la provincia y la patria, en los momentos más difíciles que le tocó vivir como parte de nuestra generación, mantuvo siempre firme sus convicciones democráticas y trabajó desde la vuelta de la democracia por la unión de los cordobeses y los argentinos", agregó.

De acuerdo con los medios locales, en el lugar también estaban Ramón Mestre (intendente de la ciudad de Córdoba) y los radicales Mario Negri, Gustavo Santos y Oscar Aguad, ministro de Defensa.

En tanto, Sergio Massa participó de la ceremonia junto a su esposa, Malena Galmarini, y a varios diputados del Frente Renovador: "El dolor que viven los cordobeses, su familia y los que lo queríamos y compartíamos con él tiene que venir acompañado de aprender y tomar su lección de vida y de política: ser corajudo cuando se pelea por las convicciones, firme, determinado, creer en un país federal, creer que no hay enemigos, sino adversarios, tratar de pensar siempre en buscar a los mejores a la hora de gobernar".

En declaraciones a la prensa al participar de la ceremonia de despedida al referente peronista, el exdiputado nacional llamó a "recordar su obra y su legado", a la vez que consideró que "el mejor dirigente que nos dio la democracia moderna no merecía morir de esta mane ra".

"Me llena de orgullo ver que desde toda la Argentina se le reconoce su rol y su legado. A los cordobeses quiero pedirles que defiendan ese sueño de Córdoba como corazón de la Argentina que tenía José", subrayó el tigrense.

Y concluyó: "Perdimos a un hombre de Estado, un hombre que podía sentarse a dialogar aún cuando el otro pensara distinto, algo que hoy necesita la Argentina. José era un político de raza. Respiraba política".

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.