Argentina lidera el ranking mundial de tasas de interés



Los bancos centrales del mundo se van adaptando, en su mayoría gradualmente, al nuevo contexto de mayores tasas de interés globales. El mes pasado, de los principales 33 bancos centrales del mundo, en 27 hubo decisiones de política monetaria.

Entre los países desarrollados hubo aumentos de tasas en EE.UU. y en Noruega. Mientras que por el lado de los emergentes, Argentina, Indonesia, Filipinas, República Checa, Rusia y Turquía aumentaron la tasa. De modo que frente al mes anterior aumentó el número de bancos centrales que dieron un ajuste de tuerca a las condiciones monetarias.

La Fed decidió subir la tasa en 0,25 puntos a 2,25% anual en línea con lo esperado. Pero señalizó que podrían haber aumentos graduales adicionales en el futuro ante las expectativas de un mercado laboral presionado y una actividad económica en expansión.

Si bien fue Turquía quién más subió la tasa de referencia en puntos (6,25 puntos al 24% anual), Argentina no se quedó atrás y la ajustó en 5 puntos a 65% (hoy está en el 73%) liderando, ampliamente, el ranking mundial.

Además, el BCRA se comprometió a mantener como mínimo la tasa en el 60% hasta fin de año sino cede la inflación. Mientras que Filipinas subió las tasa medio punto a 4,50% y los bancos centrales de Indonesia, República Checa y Noruega la subieron 0,25 puntos a 5,75%, 1,50% y 0,75%, respectivamente. El que sorprendió fue Rusia también con una suba de 0,25 puntos a 7,50% ante el temor de presiones inflacionarias vinculadas con un contexto externo más adverso.

Por su parte, según Ambito, Brasil decidió mantener la tasa en 6,50% pero envió la señal de una posible suba de ser necesario (probablemente de medio punto si hay traspaso a precios de la depreciación del real).

Cabe mencionar también otros casos de la región. Colombia decidió mantener, por cuarto mes, la tasa en 4,25% (ante la estabilidad de la inflación) y se espera lo seguirá haciendo hasta 2019, cuando comenzaría el ciclo de alza de tasas. En paralelo anunció un esquema de acumulación de reservas por dos años (licitan opciones de venta de divisas) que comienza este mes, con el objetivo de atemperar los efectos de una reducción potencial de la línea de crédito flexible con el FMI.

Las reservas actualmente están en u$s47.500 millones (casi 15% del PBI, la meta que perseguía Federico Sturzenegger en el BCRA) mientras que la línea con el FMI de u$s11.000 millones (25% de las reservas) sería el techo deseado de las reservas adicionales. Todo ello sin alterar la política monetaria.

En cuanto a México, también se decidió mantener la tasa en 7,75%, en línea con la expectativa del mercado. Descartan subas adicionales salvo que la inflación señalice algún rebote que no sea transitorio. De todos modos, se mantiene cauteloso ante los riesgos sobre el peso mexicano, pese la reciente renegociación del NAFTA.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.