Bolsonaro: cuáles son los efectos en la economía argentina

Brasil se ha pronunciado en las urnas. Tal y como se esperaba, el próximo presidente de una de las 10 economías más grandes del globo, será Jair Bolsonaro, el candidato ultraderechista apodado por muchos como el “Trump tropical”.

No tiene reparos en admitir que lo ignora todo en cuestiones económicas, pero que no hay de qué preocuparse. Cuenta a su lado con el controvertido economista el banquero de inversión, Paulo Guedes, un seguidor de la escuela de Chicago y probablemente el próximo “superministro de Economía” del vecino país. Guedes tendría que lidiar con los vaivenes de un líder autoritario pero volátil en sus propuestas, que a su vez necesitará tener un fluido dialogo con la izquierda para lograr apoyos en un Congreso fraccionado.

Más información: Ganó Bolsonaro en Brasil y abrió un serio interrogante en toda la región

En su plataforma Bolsonaro menciona en forma recurrente dos palabras clave: austeridad y privatizaciones. Su planteo es reducir la deuda pública mediante la venta de activos, empresas de servicios y productivas del Estado. También prometen crear un sistema de jubilación por capitalización ya que el existente es insostenible si se quiere revertir el déficit.

Relación comercial con la Argentina

La Balanza comercial entre nuestro país y Brasil de enero a junio del 2018 arrojó un déficit de 3.709 millones de dólares. Si consideramos el análisis desde el último superávit comercial para Argentina en el año 2003, podemos concluir que desde el año 2004 a la fecha, por prácticamente 14 años consecutivos, el déficit comercial con Brasil alcanzó los 55.240 millones de dólares, valor equivalente a las reservas existentes hoy en el Banco Central.

La fuerte devaluación que impactó en este segundo semestre del año, cambió este escenario comercial deficitario. Sin embargo, las exportaciones argentinas hacia el vecino país no se recuperan.

Más información: Elecciones en Brasil: Incidentes y festejos tras el triunfo de Bolsonaro

La llegada de Bolsonaro como presidente de Brasil genera cierta incertidumbre entre los empresarios argentinos. Su nacionalismo, puede terminar en proteccionismo complicando el comercio bilateral. Si bien la industria automotriz sería una de las más perjudicadas si aparecen nuevas barreras comerciales, también muchas de las economías regionales del país verán reducidas sus exportaciones. Peras y manzanas del Valle de Río Negro y Neuquén no quedan fuera de este escenario.

Los mensajes que dio Bolsonaro en estos últimos días, que apuntalan profundizar el comercio por fuera del Mercosur, se suman a las promesas de la defensa del mercado e industria brasileña ante las importaciones de terceros países.

Sea como fuere, los mercados financieros celebran. Pocos dudan que los activos de la bolsa sigan su tendencia creciente y el real, la divisa brasileña, experimenta un ligero pero firme repunte de su valor.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.