El ultraderechista Bolsonaro gana la primera vuelta pero no logra la presidencia de Brasil

Bolsonaro supera a Haddad en 20 puntos y los brasileños escogerán presidente en segunda vuelta.



El candidato ultraderechista del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, lidera con un 47% de los votos el recuento de las elecciones presidenciales celebradas el domingo en Brasil, según los primeros resultados oficiales con un 92,5% de los votos escrutados. En segundo lugar se sitúa el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, con un 27,9% de los votos. A pesar del imparable auge del exmilitar, Bolsonaro no ha logrado el 50% de votos necesarios y se disputará la presidencia en una segunda vuelta el próximo 28 de octubre.



Además de un nuevo presidente, los 147,3 millones de brasileños convocados a las urnas en los 5.570 municipios y en 171 localidades en el exterior han elegido a los gobernadores de los 27 estados del país, dos tercios del Senado y los 513 diputados federales, así como renovaron los legislativos regionales.



La jornada electoral, que ha durado nueve horas, ha transcurrido con normalidad con algunos incidentes aislados, tal como ha confirmado la jefa de la primera misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Brasil, la expresidenta de Costa Ricda Laura Chinchilla.

Según el Ministerio de Seguridad Pública, hasta las 15.00 hora local se habían registrado 1.183 crímenes electorales, por los que había sido detenidas 260 personas, entre ellas seis candidatos que se promovían dentro de los lugares de votación. Además del proselitismo al lado de la urna, el principal delito fue la propaganda electoral irregular.



Por su parte, el Tribunal Superior Electoral, ha informado de que ha sustituido 946 urnas electrónicas que registraron fallos, que corresponden tan sólo al 0,19% de los 454.494 artefactos instalados en todo el país.

Las elecciones se han celebrado con la seguridad reforzada por el Ejército en 513 de los 5.570 municipios del país, en su mayoría en la región amazónica y en el empobrecido nordeste, pero también en Río de Janeiro, en donde una creciente ola de violencia obligó al Gobierno a determinar una intervención militar en febrero pasado.



Las elecciones de este año, las más imprevisibles desde que Brasil recuperó la democracia en 1985, se han caracterizado por un clima de radicalización y polarización entre el socialista Fernando Haddad y el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien fue acuchillado durante un acto el pasado 6 de septiembre.


No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.