La fiscalia turca desmiente el supuesto hallazgo de partes del cuerpo de Jamal Khashoggi en la residencia del cónsul de Arabia Saudita en Estambul



Aunque en un primer momento según Sky News los investigadores habían localizado restos que pertenecerían al periodista saudí Jamal Khashoggi y que habrían sido ocultadas por los funcionarios saudíes que participaron en su asesinato,posteriormente la fiscalía turca ha negado tal noticia.

La investigación continúa mientras el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aumenta la presión sobre Arabia Saudí al revelar más detalles sobre el comando saudí enviado a Estambul hace tres semanas para asesinar al periodista opositor Jamal Khashoggi, un crimen que calificó como "premeditado", "salvaje" y "político". Con muchos detalles, Erdogan trazó los pasos de los 15 saudíes enviados desde Riad el día antes y la misma mañana del 2 de octubre, hasta su encuentro con el periodista en el consulado saudí, aunque no aclaró qué ocurrió después.



Por eso, exigió a las autoridades saudíes esclarecer los detalles que faltan por saber, como el paradero del cadáver y el responsable que dio las órdenes para ejecutar esta operación en Estambul. Erdogan confirmó también que las 18 personas detenidas en Arabia Saudí a raíz del escándalo eran los 15 integrantes del equipo enviado para el asesinato y tres funcionarios del consulado.

El presidente turco propuso que todos ellos fuesen extraditados a Turquía y juzgados en los tribunales turcos. "Personalmente no tengo dudas respecto a la sinceridad del rey (saudí) Salmán bin Abdulaziz. Pero en una investigación tan crítica de un asesinato es muy importante que actúe una comisión realmente fuera de toda duda, imparcial y justa", aseguró el presidente. Erdogan confirmó las numerosos filtraciones hechas a la prensa turca y estadounidense en las últimas tres semanas, pero no aludió a las grabaciones que supuestamente existen del momento cuando el periodista fue asesinado en el consulado.

Tampoco mencionó al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, considerado como el "hombre fuerte" del país y a quien muchos analistas consideran el responsable del asesinato. Según recordó Erdogan hoy, Khashoggi acudió por primera vez al consulado el 28 de septiembre para solicitar unos documentos que necesitaba para casarse con su novia turca, Hatice Cengiz.

Ese día, el consulado le pidió que volviera la semana siguiente, mientras que el comando que iba a ejecutar el asesinato fue avisado sobre la visita de Khashoggi al consulado el 2 de octubre. "Es decir, ahí empieza una planificación, un trabajo en una hoja de ruta", destacó Erdogan. El 1 de octubre, un día antes del asesinato, tres agentes saudíes llegaron en un avión de línea a Estambul mientras que otro equipo realizó trabajos de reconocimiento en el bosque de Belgrado y en la región de Yalova (ambos cerca de Estambul). El equipo de 15 personas se completó el martes 2 de octubre con la llegada de doce saudíes, entre ellos varios generales.

Según el recuento de Erdogan, el periodista de 59 años de edad entró finalmente a las 13:08 hora local en el consulado de su país, donde pocas horas antes fue desmantelado el disco duro de las cámaras de vigilancia. El presidente turco no pudo o no quiso avanzar hoy datos sobre lo ocurrido en el consulado, pero confirmó que todos los agentes saudíes abandonaron Turquía ese mismo día. Entre los que abandonaron el país estaba también un hombre que se había "disfrazado" de Jamal Khashoggi con su ropa, sus gafas y una barba postiza para imitar ante las cámaras la salida del periodista del consulado, concluyó Erdogan su relato de lo sucedido.

Por la tarde, el presidente turco habló con los familiares de Khashoggi, les expresó su pésame y les prometió que Turquía "seguirá el caso y lo hará todo para esclarecer el asesinato". Las autoridades turcas cuentan desde hoy con el pleno apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, cuya directora, Gina Haspel, llegó a Turquía.

Según la prensa estadounidense, la CIA busca acceso a las pruebas que supuestamente están en poder de Ankara, como el audio del asesinato, que Erdogan evitó mencionar. La policía turca, mientras tanto, registró hoy un vehículo diplomático saudí aparcado en un garaje a unos 12 kilómetros del consulado en Estambul. Según algunos medios de comunicación, los agentes encontraron en el coche un ordenador, ropa, objetos personales y documentos que podrían pertenecer a Khashoggi.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.