Debilitada, May defendió el Brexit y descartó otra consulta

Debilitada por la renuncia de cuatro miembros de su gobierno y amenazada con una moción de censura en el Parlamento, la primera ministra británica Theresa May defendió el acuerdo de Brexit con Bruselas y lo calificó como “lo correcto” para su país. “Creo con cada fibra de mi ser que el rumbo que marqué es lo correcto para mi país”, afirmó en una rueda de prensa en Downing Street.

Frente a las cada vez más numerosas voces que piden una nueva consulta popular May reafirmó que no convocará un segundo referéndum sobre el Brexit. “El liderazgo consiste en tomar las decisiones correctas, no las decisiones fáciles”, dijo. Fiel a su legendaria tozudez aseguró: “¿Voy a llevar esto a cabo? ¡Sí!”.

Tras un áspero debate en la Cámara de los Comunes, donde partidarios y detractores del Brexit fustigaron el texto aprobado el miércoles por el ejecutivo, un diputado pidió un voto de censura del Partido Conservador desafiando el liderazgo de May. “El proyecto de acuerdo de salida presentado al parlamento ha resultado ser peor de lo que anticipábamos y no cumple con las promesas que se hicieron a la nación”, escribió el conservador euroescéptico Jacob Rees-Mogg, líder del grupo probrexit European Research Group que cuenta con el apoyo de decenas de diputados.

Los defensores acérrimos del Brexit reprochan a la jefa de gobierno haber hecho concesiones inaceptables a Bruselas.

Durante tres horas, diputados de prácticamente todas las corrientes políticas insistieron ante la primera ministra en que el proyecto de acuerdo no cuenta con el apoyo de una mayoría parlamentaria.

May sufrió un fuerte revés el jueves cuando su ministro del Brexit, Dominic Raab, y otros tres miembros de su ejecutivo dimitieron debido al controvertido texto negociado con la Unión Europea.

“No puedo reconciliar los términos del acuerdo propuesto con las promesas que hice al país”, afirmó Raab en su carta de dimisión publicada en Twitter.

Raab, un euroescéptico nombrado en julio, renunció menos de una hora después de que lo hiciera el secretario de Estado británico para Irlanda del Norte, Shailesh Vara.

Poco minutos más tarde, la ministra de Trabajo y Pensiones, Esther McVey, y la secretaria de Estado británica del Brexit, Suella Braverman, dejaban también sus cargos. Ante estas noticias, la moneda británica no dejaba de caer.

“La Unión Europea está preparada para un acuerdo final con Reino Unido en noviembre”, dijo en Bruselas el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Pero ante la crítica situación política en el Reino Unido. Tusk subrayó que la UE también está preparada “para un escenario de falta de acuerdo” y “por supuesto” para una “ausencia de Brexit”.

También la canciller alemana, Angela Merkel, advirtió sobre el riesgo de fracaso.

“Primero que nada, estoy muy contenta que después de largas negociaciones se ha podido formular una propuesta”, declaró Merkel en una rueda de prensa en Potsdam, “Lo peor sería que no se llegue a ningún acuerdo”, afirmó, pero “es una alternativa que siempre debemos tener en cuenta”.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.