Los chilenos acusados de homicidio en Malasia se declararon culpables y evitaron la pena capital



Lo que había empezado como unas vacaciones en Malasia para dos ciudadanos chilenos terminó siendo una pesadilla. Felipe Osiadacz (27) y Fernando Candia (30) se habían conocido mientras trabajaban en Nueva Zelanda y en agosto de 2017 comenzaron sus vacaciones en Malasia.

En el primer día salieron a un bar y luego emprendieron regreso en dirección al hostel donde se hospedaban. En el camino, según comentaron familiares, un hombre les pidió dinero y como, como no le dieron nada, comenzó a insultarlos y a seguirlos.



Cuando llegaron al hostel, la discusión derivó una agresión física por parte del hombre, al que los turistas intentaron inmovilizar "sin ninguna intención de causarle daño, pues todo lo sucedido fue en defensa propia", dijeron los padres de los jóvenes. En el forcejeo, el hombre malasio cayó muerto a raíz de un paro cardíaco.

Los turistas chilenos fueron detenidos, acusados de homicidio, un delito por el que hasta hoy se temió que sean condenados a la horca.

Finalmente, el acuerdo fue otro y los chilenos no serán condenados a muerte. Según consignó la agencia Efe, ambos se libraron de la pena capital y fueron condenados a dos años de prisión tras llegar a un acuerdo con la fiscalía que les permitirá salir en libertad "de forma inminente".

Desde el inicio del juicio los chilenos habían defendido su inocencia. Hoy se declararon culpables, un día después de que la fiscalía ofreciera acusarles de homicidio culposo en lugar de asesinato.

Los jueces entendieron que los chilenos respondieron a la agresión de la víctima, que no tenían antecedentes y que mostraron su arrepentimiento y habían pedido perdón a los familiares del fallecido.

El magistrado también destacó que tanto la defensa como la fiscalía coincidieron en que no hubo intención de causar la muerte y que los dos acusados fueron "víctimas de las circunstancias" por encontrarse en el lugar y momento inadecuado.

En la lectura del fallo, el juez indicó: "Aun así son culpables de la muerte de una persona (...) Propongo una pena de dos años de prisión que es lo más adecuado para el interés público".

La pena fue rebajada en un tercio por buena conducta y días festivos pasados en prisión provisional, lo que permitirá que Osiadacz y Candia, que llevan 15 meses detenidos, salgan en libertad en las próximas semanas.

"Saldrán de forma inminente. Como muy tarde el 4 de diciembre, pero lo más probable es que sea antes", dijo a la prensa tras la vista la abogada Venkateswari Alagendra.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.