Demócratas recuperan la Cámara Baja y los republicanos retienen el Senado en EE.UU.

El Partido Demócrata recuperó las riendas de la Cámara de Representantes en las elecciones de mitad de periodo gracias a una oleada de nuevos candidatos y al entusiasmo de los votantes. La formación rompió el monopolio de los republicanos en Washington y preparó un escenario que podría afectar al presidente Donald Trump durante los próximos dos años.

Los demócratas rompieron la hegemonía republicana en la cámara baja iniciada en 2010, y sumaron las 218 bancas que le otorgan la mayoría.

Aunque el Partido Republicano retuvo el control del Senado, el resultado de los comicios en la Cámara podría suponer el estancamiento de la agenda del presidente o, por el contrario, abrir una nueva era de pactos.

Como partido mayoritario, los demócratas presidirán poderosos comités y tendrán poder de citación para buscar las declaraciones fiscales de Trump e investigar de forma más agresiva la interferencia rusa en las presidenciales de 2016 y la posible colaboración entre Moscú y el equipo del dirigente.

La campaña para estos comicios se desarrolló en un contexto de dura retórica y enconados debates sobre inmigración, sanidad y el papel del Congreso en la supervisión del presidente.

Los candidatos demócratas se impusieron en varios distritos suburbanos considerados objetivos primordiales para el cambio ya que apoyaron a Hillary Clinton en 2016. Además, se adentraron en el territorio de Trump al intentar recuperar a los votantes blancos de clase obrera.

Las elecciones de mitad de legislatura suelen ser complicadas para el partido en el poder. El poder del Partido Republicano se vio mermado además por un número inusualmente elevado de retiros, así como por las luchas internas entre conservadores y centristas por su lealtad a Trump.

Los demócratas, por su parte, se beneficiaron del extraordinario entusiasmo de los votantes, de una sólida recaudación de fondos y de las nuevas caras en sus boleta. Bajo el paraguas de la formación se presentaron más mujeres que nunca, además de veteranos y minorías, muchos motivados por la alarma generada por el ascenso de Trump.

Con el recuento todavía abierto, los votantes habrían elegido a al menos 99 mujeres para la cámara baja, batiendo el récord actual de 84 representantes.

En su intento por contener las pérdidas republicanas, Trump se refirió solo de pasada a su rebaja fiscal de 1,5 billones de dólares y se centró en las regiones de mayoría blanca, donde efectuó oscuras advertencias y premoniciones. El mandatario predijo una “invasión” de la caravana de migrantes que avanzaba por México hacia la frontera.

Trump tampoco se implicó demasiado en la campaña para la Cámara, señalando que su interés estaba en salvar el Senado.

La salud y la inmigración estaban muy presentes en la mente de los votantes que ejercieron su derecho al sufragio. También se demostró que la mayoría de los electores consideró que Trump era un factor en su decisión.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.