Siguen negociando un bono para contener la reapertura de paritarias

El inminente acuerdo sobre el bono de fin de año a trabajadores privados y estatales asoma como la mejor alternativa para el Gobierno y los empresarios, con el objetivo de frenar demandas de aumentos salariales, de cara a la reapertura de paritarias para actualizar los acuerdos firmados meses atrás y que quedaron retrasados por la inflación.

Luego de que gremios de gran peso como Camioneros, Sanidad, Bancarios y Petroleros reabrieran sus negociaciones salariales y alcanzaran recomposiciones por encima del 40%, se encendieron las luces de alarma en la Casa Rosada y en el sector empresario ante la posibilidad de lo que denominan como un “desbande paritario”.

Por eso el Gobierno y los empresarios pretenden avanzar con un bono, con intenciones de morigerar un “efecto contagio” en el resto de las organizaciones gremiales.

Más información | La CGT pide un bono de fin de año para evitar otro paro

La intención del encuentro es implementar una suerte de acuerdo social con la CGT y el sector empresario, para lo cual la central obrera solicita el pago de dos bonos de 2.500 pesos, en noviembre y enero de 2019; el pago de dos bonos en los mismos meses, de 1.000 cada uno, para los jubilados y pensionados, y un compromiso de frenar los despidos en la actividad privada hasta marzo.

Por su parte, la CGT más dialoguista buscará exhibir, en medio de su interna con los sectores más “combativos”, que en el marco de la recesión económica obtuvo algo del Gobierno y volverá así a marcar diferencias con la estrategia de los dirigentes más “duros” encolumnados detrás de los Moyano.

No obstante, desde la Unión Industrial Argentina (UIA), igual que la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) advirtieron que “no todos los sectores productivos están en condiciones de afrontar ese pago”, según las palabras que le dijo a Infobae el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, sobre en relación a este posible bono.

Seguí leyendo | La UTA también se sumaría al paro general por 36 horas de la CGT

“Los primeros interesados en instrumentar herramientas que fomenten al consumo somos nosotros, pero en la reunión de hoy nuestra postura fue que no todos los sectores pueden afrontar un bono de 5 mil pesos. Para los pequeños y medianos comercios es inalcanzable”, detalló la entidad que nuclea a las pymes.

Desde la UIA aseguran que no es igual la situación de todos los rubros y que se evaluará el acuerdo macro “sector por sector”.

Si los pedidos de la CGT son aceptados, la dirigencia sindical podría dejar sin efecto la idea de fijar el jueves próximo la fecha de un nuevo paro general a fines del mes en curso.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.