San Martín Tucuman sumó tres puntos ante los sanjuaninos

Con dos golazos de tiro libre de Tino Costa y Matías García, el conjunto de Coyette venció a los sanjuaninos de Forestello y sueñan con la permanencia.



San Martín de Tucumán venció por 2 a 0 como local al de San Juan, cerrando el segmento dominical de la undécima fecha de la Superliga, con lo que sumó 17 encuentros sin derrotas en esa condición y empezó a subir en la tabla del descenso, justamente ante un rival directo en la lucha por la permanencia.

El partido tenía todos los condimentos de un enfrentamiento entre dos habitantes de la tabla "de abajo", en la que la pelea por el descenso es denominador común y cada uno sabe que sumar de a tres es una conquista con doble valor cuando se trata como un "mano a mano".



Y para condimentar más el enfrentamiento entre los dos San Martín, en ambos bancos estuvieron los técnicos que a principios de campeonato estaban sentados en el de su rival de esta noche.

Ese enroque entre Walter Coyette (en los tucumanos) y Rubén Forestello (en los sanjuaninos), ambos de la escudería del empresario Christian Bragarnik, dejaron también flotando una estado de las cosas muy particular ante una multitud que colmó la Ciudadela.

Y dentro de ese panorama los locales siempre fueron más que los cuyanos, ya que tomaron la iniciativa y merodearon siempre con mayor ambición el área "verdinegra".

Prueba de ello fue que la mayoría de las faltas las recibieron los volantes y atacantes del "albirrojo", lo que derivó en que los futbolistas de los sanjuaninos empezaran a acumular tarjetas amarillas.

Así, con ese mismo contenido se abrió el segundo tiempo, y antes de los diez minutos se equivocó el árbitro Julio Barraza al otorgarle un penal inexistente a los anfitriones por una supuesta mano penal de Federico Milo cuando el balón en realidad rebotó en el hombro izquierdo del defensor de los visitantes.

Pero el arquero Luis Ardente sacó a relucir todos sus recursos y también su bronca para desviarle el remate a Claudio Bieler y después gritarle la atajada al propio árbitro (de polémico desempeño), que se hizo el desentendido porque el guardavallas ya estaba amonestado y se habría ganado con esos insultos la segunda cartulina.

Sin embargo no iban a pasar mucho más de diez minutos cuando en otro pelota parada el experimentado Alberto Costa remató de zurda un tiro libre desde la derecha que se coló en el ángulo, contra el segundo palo de Ardente.

Este fue el primer tanto en el fútbol argentino de Costa, que anteriormente supo pasar fugazmente por San Lorenzo pero la parte más fulgurante la desarrolló en Europa, donde supo jugar Champions League con Valencia, de España.

No cambió la tesitura del partido después de esta conquista, pero los tucumanos iban a rematar la faena 20 minutos más tarde con otro tiro libre de zurda, pero en este caso no de Costa, que ya había salido, sino por Matías García, la figura de la cancha.

Y así, con autoridad y sin objeciones ganó el San Martín tucumano sobre el sanjuanino una de las tantas "finales" anticipadas por el descenso que tiene, y tendrá, esta Superliga. Y esta vez Coyette también le hizo jaque mate a Forestello en el ajedrez táctico de los entrenadores de un enroque inédito en el fútbol argentino.

 

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.