El futuro del acuerdo del Brexit sigue en un limbo al término de una frenética cumbre en Bruselas, donde la Unión Europea reiteró su oposición a renegociarlo a la premier británica, Theresa May, quien pidió “garantías” para lograr su difícil aprobación en Westminster.

La reunión de mandatarios de la Unión Europea, con el Brexit como protagonista, terminó con la pelota anclada en el campo británico.

“Todavía queda trabajo por hacer y mantendremos en los próximos días conversaciones sobre cómo obtener las garantías adicionales que el parlamento británico necesita para poder aprobar el acuerdo”, aseguró May al final del encuentro.

Sus socios europeos excluyeron de nuevo “cualquier tipo de renegociación del acuerdo de retirada”, en palabras del jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, y subrayaron que el problema está en Reino Unido, donde el acuerdo enfrenta una mayoría hostil de diputados de todos los grupos.

“Esto ya no corresponde a la UE, corresponde al gobierno británico y al parlamento británico”, aseguró el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien espera conocer “en breve” cuáles son las “garantías” que necesita May para poder garantizar el apoyo del parlamento.

Aunque la primera ministra logró superar esta semana una moción de censura de sus propias filas, el rechazo de Westminster al acuerdo de divorcio sigue planeando por el mecanismo de último recurso para evitar una frontera para bienes entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente