El Parlamento, de mayoría opositora al chavismo, oficializó el desconocimiento del segundo mandato del bolivariano. Además, aprobó solicitar a 46 países la protección de los activos del país en el exterior ante la usurpación de poder



La Asamblea Nacional (AN, parlamento) de Venezuela estableció este martes de hecho la acefalía del Gobierno de la República, al “declarar formalmente la usurpación de la Presidencia” por parte de Nicolás Maduro y considerar “nulos todos los supuestos actos emanados del Poder Ejecutivo”.

Así lo resolvió en un acuerdo votado por la mayoría opositora en la sesión de este martes, informaron los diarios caraqueños El Nacional, El Universal y La Patilla, y la agencia de noticias EFE.

La resolución supone la declaración de acefalía del Ejecutivo, que debería ser asumido interinamente por la AN, según lo establece la Constitución.

En sus discursos durante el debate, los diputados Edgar Zambrano, Juan Pablo García, Dennis Fernández y Juan Andrés Mejías invocaron el artículo 233 de la carta magna -que es el que establece las causas de vacancia del presidente de la república- y sostuvieron que el Ejecutivo debe ser asumido interinamente por el titular de la AN, Juan Guaidó.

Guaidó anunció la semana pasada que la AN asumiría “las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República”, por considerar que el mandato iniciado el jueves por Maduro es ilegítimo, pero advirtió que todavía no había un “Día D” para ello.

A partir de esos dichos, algunos gobiernos, organismos internacionales y medios de comunicación comenzaron a referirse a Guaidó como “presidente interino”.

La resolución de la AN se produce en medio del conflicto generado por el comienzo de un nuevo mandato presidencial de Maduro, el jueves pasado.

Ese mandato es desconocido por la oposición venezolana y por buena parte de la comunidad internacional, pues fue ganado en elecciones de las que no participó la mayoría de los adversarios del chavismo -muchos de los cuales estaban presos o inhabilitados- y en las que no se permitió la actuación de observadores independientes.

A la vez, esa situación tiene lugar en el contexto de un conflicto de poderes derivado del hecho de que la AN quedara en manos de la oposición, que ganó holgadamente las elecciones parlamentarias de fines de 2015.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente