La llegada del ultraderechista Bolsonaro al poder en Brasil supuso una especie de reaparición de fantasmas que parecían haberse extinguido en los últimos años. Desde el principio, el flamante presidente apuntó contra la “ideología de género”, un concepto ridículo e inexistente que junta bajo la misma órbita descalificadora al feminismo con diversas políticas igualitarias.

En este contexto, la ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves, dio ayer una muestra de la línea por la que se moverá el gobierno de Bolsonaro al afirmar que “comienza una nueva era”. “Los niños vestirán de azul y las niñas de rosa”, proclamó la funcionaria en la sede ministerial de Brasil al asumir su puesto.

De inmediato se instaló la polémica, y parte de la población impuso en redes sociales el hashtag #MeninosVestemRosa (los chicos visten de rosa). Caetano Veloso, por ejemplo, subió una imagen con una remera rosada en respuesta a los dichos de Damares.

La funcionaria, que es además pastora evangélica de la Iglesia Cristiana Cuadrangular, debió aclarar sus dichos más tarde. “Hice una metáfora contra la ideología de género pero los niños y las niñas pueden vestir de azul, rosa, con colores, en fin, como mejor les parezca”, explicó. Sin embargo, lejos de dar el brazo a torcer, reafirmó su postura al deslizar que pese al carácter laico de Brasil, ella es “terriblemente cristiana”.

La remera de Caetano

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente