El Xeneize, con la tranquilidad que le otorgaba el triunfo 3-0 de visitante en la ida, igualó hoy sin goles en la vuelta ante la Liga Deportiva Universitaria de Quito y pasó a las semifinales de la Copa Libertadores.



Boca Juniors hizo valer el 3-0 obtenido en la ida ante Liga Deportiva Universitaria en la altura de Quito, y avanzó sin mayores inconvenientes a las semifinales de la Copa Libertadores, con un empate 0-0 en la revancha disputada este miércoles en La Bombonera.



En esa instancia, el Xeneize podría volver a encontrarse con River, tal como sucedió en la definición de la última edición de ese torneo continental. Por lo pronto, el equipo de Gustavo Alfaro visitará a su clásico rival este domingo, en el marco de la quinta fecha de la Superliga.

El conjunto de Gustavo Alfaro dispuso de varias situaciones para aumentar la ventaja en el global ante un equipo ecuatoriano demasiado tímido, al que superó en todos los aspectos del juego.

Boca falló en la definición, y allí se explicó la ausencia de goles en una noche tranquila en La Bombonera.

Entre las alternativas más relevantes de la primera etapa estuvieron dos lesiones.

La de Christian Cruz fue la más impactante: al defensor visitante le quedó trabado el pie en el césped después de tapar un disparo de Carlos Tevez y la desesperación de sus compañeros para que ingrese la asistencia fue un claro indicador de que se trató de una lesión grave en su tobillo.



El restante inconveniente físico de un futbolista lo padeció Boca, cuando Eduardo Salvio debió salir del campo de juego con problemas musculares, pocos días antes del Superclásico ante River por la Superliga.

En cuanto al juego se vio muy poco. Boca fue claro dominador y Liga, pese a sus urgencias, llegó una sola vez con peligro hasta Esteban Andrada, con una definición de José Ayoví demasiado cruzada.



El Xeneize, por su parte, tuvo el primero de la noche en los pies de Ramón Ábila y, en dos oportunidades, en la cabeza de Lisandro López.

El segundo tiempo entregó la misma tónica. Liga no supo que hacer con la pelota y Boca no acertó en sus situaciones de peligro.

Villa estrelló un disparo en el travesaño y Franco Soldano remató desviado en un ataque liderado por Carlos Tevez, en las dos situaciones más claras del local en el complemento.

El equipo ecuatoriano pisó tibiamente el área Xeneize sobre los 26, pero demoró demasiado la definición y permitió el reacomodamiento de la defensa.

Así, Boca accedió a la ronda de los cuatro mejores del torneo, donde enfrentará al vencedor del cruce entre River y Cerro Porteño, que se definirá mañana en Asunción.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente