El Dow Jones, el principal indicador del mercado, cayó un 2,9%, el selectivo S&P 500 retrocedió un 2,98 % y el índice Nasdaq se contrajo un 3,47 %, lastrado por el gigante tecnológico Apple (-5,23 %)



Wall Street cerró este lunes con las mayores pérdidas porcentuales del año en sus tres indicadores, del 2,90 % en el caso del Dow Jones de Industriales, en reacción a la escalada en la guerra comercial EE.UU.-China y a la depreciación del yuan a niveles de 2008.

Al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el principal indicador del mercado recortó 767,27 puntos y se situó en 25.717,74, después de moderar su descenso en los últimos minutos desde un desplome intradía de 960 enteros.

El selectivo S&P 500 retrocedió un 2,98 % u 87,31 puntos, hasta 2.844,74, mientras que el índice Nasdaq se llevó la peor parte y se deslizó un notable 3,47 % o 278,03 puntos, hasta 7.726,04, lastrado por el gigante tecnológico Apple (-5,23 %).

No en vano, el sector tecnológico fue el más perjudicado de lo jornada, con un descenso del 4,07 %, seguido por el financiero (-3,25 %), el energético (-2,97 %), el de las comunicaciones (-2,91 %) y el industrial (-2,77 %).

El parqué neoyorquino comenzó la jornada sumido en el pesimismo y así la acabó, penalizando la escalada de tensión entre las dos potencias que ha generado el anuncio de nuevos aranceles a productos chinos del presidente Donald Trump, el pasado jueves.

Este lunes, el yuan rompió la barrera psicológica de siete unidades por cada dólar, algo que no pasaba desde 2008, en lo que Trump consideró una “manipulación de divisas”, para después instar a la Reserva Federal a tomar medidas al respecto.

Un portavoz del Banco Popular Chino atribuye en la página web del organismo la depreciación del yuan a “las medidas unilaterales y el proteccionismo comercial”, así como a “la imposición de subidas arancelarias contra China”, en referencia al giro de la guerra comercial que Pekín y Washington mantienen desde marzo de 2018.

Un yuan más débil significa que los productos chinos denominados en dólares son más baratos, algo que ayudaría a frenar el efecto negativo de los nuevos aranceles estadounidenses sobre su competitividad, aunque el precio a pagar será un aumento del coste de las importaciones.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente