El Pincha venció 1-0 al Patrón luego de tres derrotas consecutivas y sumó tres puntos fundamentales pensando en la tabla del descenso. El Patrón, en cambio, cayó luego de cuatro encuentros. El final se desvirtuó por una escandalosa pelea que derivó en las expulsiones de Jara y de Escudero.



Estudiantes de La Plata recuperó la sonrisa en la Superliga ante Patronato al superarlo 1-0, en el estadio Único, y cortó la racha negativa que arrastraba de tres derrotas consecutivas, en la continuidad de la séptima fecha, en un partido que se calentó sobre el final.

Con gol en el primer tiempo de Iván Gómez, el Pincha se recuperó de los malos resultados y tomó aire en la tabla de los promedios, en la que dejó preocupado a Patronato.



Los rojinegros, que tuvieron como figura al arquero Matías Ibáñez, terminaron con nueve hombres por las expulsiones del defensor Christian Chimino, por una dura entrada sobre el ingresado Mateo Retegui, y más tarde de Matías Escudero, por golpearse con el chileno Gonzalo Jara, quien también vio la roja.

El encuentro comenzó incómodo para Estudiantes, ya que le costó manejar la pelota y el rival lo complicó en varias oportunidades.

A los 10 minutos, Patronato llegó con peligro con un pelotazo largo que bajó el paraguayo Ávalos y llegó Briñone para sacar un remate que salió cerca. Nuevamente, el conjunto rojinegro llegó en 24, con un derechazo de Comas que se fue apenas desviado.

Cuando la pasaba mal en el partido, el Pincha logró romper la paridad, cuando a los 28, Gómez capitalizó un rebote en el área y venció a Ibáñez para el 1-0.

A para el cierre, Castro llegó profundo por derecha y la jugada terminó con una gran tapada de Ibáñez sobre la Gata Fernández.

Sánchez la metió de cabeza al área en el comienzo del complemento y Federico González la desvió, pero apareció otra vez el arquero para lucirse y sacarla por un costado.



Patronato estuvo desconocido en el segundo período y dependió de Ibáñez para perder sólo 1-0. A los 26, el guardavalla se estiró para ahogarle el grito de tiro libre a Fernández, quien luego de esa acción se fue reemplazado.

El partido estaba favorable para que lo pueda liquidar Estudiantes y más aún cuando a los 36 vio la roja Chimino, por una dura entrada sobre Retegui. Otra vez apareció Ibáñez en 43, al sacarle un mano a mano a Retegui.



El final fue caliente, con golpes entre los jugadores y vieron la roja Escudero, en la visita, y el chileno Jara, en el local.

Estudiantes ganó bien, pero se quedó corto con el resultado ante un Patronato que sintió demasiado el golpe del único gol del partido.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente